Por Nacho Palou — 15 de Julio de 2016

Los pasos de la compañía automovilística Atieva guardan cierto vínculo con los que siguió Elon Musk cuando llegó a Tesla, incluyendo probar su sistema de transmisión eléctrica en un vehículo convencional ya existente.

En el caso de Atieva su vehículo de pruebas es una furgoneta Mercedes llamada Edna, si bien la transmisión que monta está destinada a un sedán. Puede parecer una opción poco glamourosa pero el espacio y la estructura de la furgoneta facilitan la tarea de cambiar y modificar componentes, explican.

El prototipo Edna se utiliza en circulación por vías públicas para probar diversos componentes y sistemas, incluyendo los motores, el software o la refrigeración, entre otros aspectos. Dispone de una batería de 87 kWh (de capacidad parecida a la que llevan los modelos más potentes de Tesla que, por cierto, no parece ser el que aparece en el vídeo) y dos motores que proporcionan una potencia conjunta de uno 900 CV.

Esa potencia eléctrica impulsa la furgoneta de 0 a 100 km/h en poco más de 3 segundos (3,08s), aunque todavía les queda mucho camino por recorrer antes de echar ninguna campana al vuelo — aunque es una forma divertida de llamar la atención.

El récord de aceleración de 0 a 100 km/h de un coche eléctrico es de 1,5 segundos.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear