Por Nacho Palou — 12 de Noviembre de 2015

Elon Munsk no está nada contento después de haber descubierto que su magnífica tecnología la utilizan un montón de idiotas —y que además esos idiotas son sus clientes.

Y eso que cuando Munsk expresó su disgusto todavía no había visto éste vídeo en el que un señor neerlandés prueba el piloto automático de su Tesla desde el asiento de atrás del coche y mientras circula a más de 130 km/h.

Y por si esto fuera poco, la proeza está grabada con una resolución de vídeo que no se veía en YouTube desde 2008.

«Por culpa de gente como esta es por lo que todos los productos están llenos de etiquetas estúpidas advirtiendo de que no te empapes con gasolina y enciendas una cerilla.»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear