Por Nacho Palou — 13 de Octubre de 2015

El peor coche del mundo es una afirmación que no se puede hacer a la ligera, pero considerando que este Hoffmann de 1951 corre el riesgo de volcar sólo con mover el volante estando parado y con el motor apagado pues igual algo de ‘malo’ sí tiene.

Eso sí, no deja de ser curioso y este microcoche alemán de la posguerra —de la época de los Isetta o los Messerschmitt— tiene el mérito de haber llegado hasta nuestros días, así que igual por algún motivo no es el peor del mundo — aunque sólo sea porque alguien se molestó en conservarlo por algún motivo.

En Jalopnik, What It's Like To Drive The Worst Car Ever Built.


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear