Por Nacho Palou — 8 de Marzo de 2016

Michelle Goodman, en Confessions Of A Failed Self-Help Guru,

De cara al exterior era la representación de una profesional de éxito. En privado me desmoronaba. Escribir un libro que ayudase a los demás a desarrollar su carrera haciendo lo que les gustaba me llevó a odiar mi trabajo. Se suponía que yo era la representación de la concilición laboral, la reina del control del propio destino. Pero pasaba los domingos por la noche en posición fetal a causa del miedo. Esa posición que según mi libro había que evitar. Con treinta años he ido a hospitales con dolor de pecho debido a la ansiedad, gastándome 4000 dólares en el proceso. Es muy difícil practicar lo que se predica. Y no sólo lo es para mí (...) el oscuro secreto de los que están en el negocio de decirle a los demás lo que tienen que hacer y cómo lo tienen que hacer es que al final somos nosotros los que necesitamos que alguien nos diga qué tenemos hacer y cómo lo tenemos que hacer.

Ah, gurús. Autoayuda. Productividad. Crecimiento interior. Marca personal.

Puke-Rainbow-Gurus

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear