Por @Alvy — 12 de Marzo de 2014

¿No te ha ocurrido nunca al ir en coche y darte cuenta de que si fueras un poco más despacio o un poco más rápido llegarías al siguiente semáforo en verde, evitando así tener que acelerar o frenar cada dos por tres? ¿Y si pudieras encadenar esa secuencia mágicamente durante más y más calles? Esa magia en el tráfico urbano tendría tantos beneficios que definitivamente es algo que merecería la pena optimizar; de ahí que haya surgido un interesante invento al respecto, que entra en la categoría llamada Car-to-X («de coche a x»).

Este servicio digno de una ciudad del futuro mejor lo presentó Audi en el reciente CES 2014 de Las Vegas. El problema es que necesitas una ciudad en la que haya un sistema inteligente de control de tráfico que informe públicamente del estado de cada semáforo de cada intersección. Pero aparte de ese «pequeño detalle» (¡ejem!) el resto va rodado. De momento funciona en tres sitios: Las Vegas (EE. UU.), Berlín (Alemania) y Verona (Italia).

La forma en que funciona es tan básica como combinar la información del GPS y la ruta con el estado de los semáforos. El ordenador se encarga de calcular cuál sería la velocidad óptima para evitar las luces rojas de forma segura, del tiempo restante para que un semáforo se ponga en verde –con lo que se ahorraría combustible y se evitarían emisiones contaminantes– y de otros detalles. Si estoy suena muy bien para los conductores y para la propia ciudad. ¿Por qué no tenemos ciudades ya así? A ver si hay suerte y las reconvertimos pronto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear