Por @Alvy — 26 de Diciembre de 2015

La idea de esta habitación es del artista Julian Hoeber; la idea es bastante sencilla: construir la «casa» deliberadamente inclinada, así como sus elementos: sus paredes que se tocan en ángulos de 90 grados, hay una silla, un espejo… La principal diferencia es que las paredes realidad están inclinadas unos 29 grados respecto a la horizontal del suelo.

El resultado es una especie de ilusión óptica y sensorial que confunde y desorienta a la gente cuando entra y pasa un rato en la habitación; las líneas rectas dejan de ser «gravitacionalmente verticales» – que es como nuestro cerebro está acostumbrado a percibirlas. Incluso concentrándose de forma lógica en lo que ve y siente, para una persona cualquiera es difícil no sentir cierta extraña sensación de que «algo está mal».

Y, desde luego, los vídeos parece que resultan muy divertidos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear