Por Nacho Palou — 19 de Enero de 2016

El brazo robot construido por Toshiba está diseñado para extraer el combustible nuclear que permanece en el reactor de la central nuclear de Fukushima. La central resultó dañada tras el terremoto y posterior maremoto que arrasó Fukushima en marzo de 2011.

El brazo deberá extraer los escombros y restos que cayeron al interior de la piscina durante el maremoto y tras la explosión del reactor 3 que afectó al edificio de contención. El robot deberá coger y trocear los escombros para sacarlos antes de llegar a las barras de combustible que todavía permanecen en el interior del reactor.

Debido a que la radiación en el interior del edificio del reactor 3 es demasiado alta, el brazo se controla de forma remota desde el exterior; eso sí, el brazo robot hay que entrar a ponerlo, con el riesgo que eso supone. La instalación está prevista para finales de este año con intención de que los trabajos de desmontaje comiencen en 2018.

Vía Ubergizmo.

Compartir en Facebook  Tuitear