Por @Alvy — 24 de Junio de 2013

De todos es sabido que los puentes son uno de los lugares favoritos elegidos por los suicidas para quitarse la vida. Algunos muy representativos como el Golden Gate de San Francisco son una especie de extraño imán para gente desesperada. Pero pese a las medidas que toman las autoridades al respecto, hay pocas cosas que impidan a alguien lanzarse al vacío de una forma u otra.

En Seul (Corea del Sur) tienen una construcción con esta especie de maldición llamada Puente Mapo; desde que construyó ha visto lanzarse al río a más de mil suicidas – todo esto en el país con mayor tasa de suicidios del mundo.

Para buscar una posible solución y ayudar a la gente con problemas crearon un curioso montaje –nada de barreras ni cristales u otros métodos de seguridad– simplemente unos sensores de ultrasonidos y unas luces que hacen que se iluminen cuando hay una persona cerca. En total 2.200 lámparas LEDs, que se iluminan por la noche y se completan con frases alegres y fotografías de gente sonriendo.

Ahora lo que era el Puente de la muerte se ha convertido en el Puente de la vida, y la tasa de suicidios en ese lugar se ha reducido un 77 por ciento desde que se puso en marcha la idea.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear