Por @Alvy — 12 de Junio de 2015

{Esto es tan peligroso como suena, así que cuidadín – busca la supervisión de un adulto… Un adulto responsable.}

¿Cómo resistirse a una propuesta así? Yago de I Can’t Believe it’s Science demuestra cómo convertir un Super Soaker veraniego, concebido para mojar con agua a los amiguetes en la piscina en un llamativo lanzallamas. Y nunca mejor dicho lo de «llama…»

El «arma» se carga literalmente con gasolina; se puede pintar con spray para darle mayor realismo; luego con un pequeño alambre y un algodón empapado en alcohol y prendido se consigue que las llamas prendan, creando un «efecto disparo» muy resultón. Todo un montaje para sentirse como Ripley en Alien 2: puede servirte si quieres hacer fotos divertidas o un vídeo… Porque como arma repelente de zombies o alienígenas seguramente no sea gran cosa, pero oye, es bastante espectacular.

Tal y como se advierte en el vídeo hay que tener cuidado al manejar la gasolina, tanto con el rifle lanzador como con dónde se dispara, los objetos que hay alrededor y especialmente la gente. Si algo falla la responsabilidad será tuya. Y si te preguntan Pero… ¿Por qué? puedes responder con el título de este educativo canal: Porque no puedo creer que esto sea ciencia. Que, serlo, lo es.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear