Por Nacho Palou — 11 de Febrero de 2013

Aunque existen sensores de golpes o deceleraciones para paquetes (normalmente mecánicos, con en una membrana que se rompe con determinada fuerza) el sensor DropTag es su pariente más chulo: notifica en el móvil cuándo un paquete ha recibido un golpe y además muetra información sobre la fuerza o la intensidad, tal y como se puede ver en la demostración del vídeo.

diagram-droptag-cc.gif

Se puede acceder a la información almacenada por el sensor de forma remota durante el tránsito del paquete y directamente con el teléfono móvil por Bluetooth al recibirlo, con lo que el destinatario puede decidir no aceptarlo si los datos indican que el contenido puede estar dañado.

Compartir en Facebook  Tuitear