Por @Alvy — 22 de Julio de 2013

Energia-Fotovoltaica-Amort

Esta es la mejor explicación que he encontrado hasta el momento respecto al tema del nuevo decreto relativo al autoconsumo de energía renovable y el famoso «quieren cobrar incluso a la gente que genera su propia energía»: Nuevo decreto para el autoconsumo de energías renovables (En Naranja). Tampoco está nada mal El sol ya no es gratis en El País.

Basicamente el asunto es que se deja de pagar a los individuos que generen su propia energía y la vuelquen a la red eléctrica, algo que hasta ahora era posible –y rentable– y que fomentaba las energías renovables y limpias.

La amortización [de los sistemas denergías renovables] se alejaría mucho de los cinco o seis años que suponía hasta ahora, y se acercaría más a los 15 que a los 10 años (…) lo cual lo aleja mucho de una rentabilidad razonable, ya que se trata de una inversión considerable en una instalación que requiere cierto mantenimiento (aunque no mucho) y que tampoco está libre de averías o percances climatológicos.

Con la nueva normativa, la única energía que puede «no pagarse» es por tanto la que se autogenere y consuma de forma instantánea, que normalmente sería la fotovoltaica –como en el ejemplo– o eólica (que no se menciona pero también funciona por la noche; de hecho van surgiendo poco a poco diferentes modelos para el hogar además de otras rarezas). Estas alternativas equivalen simplemente a no usar la red eléctrica, aunque a pesar de todo haya que pagar ciertas cuotas y conceptos como el «respaldo» como algo impepinable.

(Colateralmente: todos los «inventores» de máquinas de movimiento infinito = energía infinita han sido porculizados instantáneamente puesto que ya no pueden forrarse revendiendo esa energía.)

(Vía ING: En Naranja.)

Actualización: Iñaki de Enchufa2 nos escribió para añadirnos una matización a todo este asunto. En sus propias palabras:

La novedad no es que no se pague la energía que se vierte a la red. En la normativa anterior, ya había que pagar por inyectar a la red la energía generada sobrante. Es el llamado “peaje de generación”. Es ridículo, sí, pero así estaba la normativa (y seguirá con el nuevo Real Decreto).

Además de eso, pagamos el “peaje de acceso”. Lo lógico y normal: tienes una infraestructura que llega hasta tu casa y una potencia contratada, así que pagas por ello unos costes fijos de acceso.

Lo nuevo con este Real Decreto es que se impone un nuevo coste fijo, un nuevo peaje, denominado “de respaldo”. Y consiste en que pagas por el simple hecho de tener un sistema de autoconsumo, porque “a ratos” gastas de tu propia energía y tienes la red como respaldo, para cuando tu generación no da para cubrir tus necesidades.

Esto suena todavía más rocambolesco, efectivamente, pero es el reflejo de la incompetencia, gobierno tras gobierno, en temas energéticos. Hay una deuda tremenda por culpa de todo el dinero que se ha regalado a las renovables. Pero en lugar de atajar el problema de raíz, suben los costes fijos y variables una y otra vez.

Resumiendo: hasta ahora bastaba con tirar la energía excedente, en lugar de inyectarla, para no pagar el “peaje de generación”. Ahora, del “peaje de respaldo” no se va a librar ningún sistema de autoconsumo (a no ser que haya algún resquicio técnico-legal, pero mi capacidad de lectura de estos textos legales no da para tanto).
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear