Por @Wicho — 6 de Junio de 2014

Foto de Getty Images
Foto de Getty Images

Como cuentan en todas partes hoy se conmemora el 70 aniversario del día D, del desembarco de Normandía, sin duda alguna una de las batallas decisivas de la segunda guerra mundial, aunque los rusos probablemente dirían que las de Stalingrado y Kursk fueron las que realmente dieron la vuelta a la guerra.

En cualquier caso, y a pesar de todos los actos programados, a mí lo que más me ha llegado son las imágenes de los veteranos de cualquiera de los bandos –conviene no olvidar que la inmensa mayoría de los soldados alemanes no eran nazis y cumplían con su deber– que con ochenta y pico o noventa y pico años han ido a rendir homenaje a sus compañeros caídos y a dar gracias a quien ellos consideren oportuno por estos otros 70 años que han podido vivir.

Me recuerdan a un veterano estadounidense de la segunda guerra mundial que conocí un día por casualidad hace ya casi treinta años y con el que pude estar hablando un rato.

Hablamos de sus memorias del desembarco en Sicilia, de cómo nada más entrar en acción vio como le volaban la cabeza al un tipo que estaba a su lado, y de un montón de cosas más.

Pero lo que creo que nunca olvidaré, porque probablemente son algunas de las palabras más sabias que he oído en mi vida fue cuando nos dijo «never, ever, fancy war».

Nunca, jamás, penséis que la guerra mola.

(La foto vía @davesleney vía un RT de @retiario).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear