Por Nacho Palou — 9 de Diciembre de 2013

Utilizando una impresora 3D convencional es posible imprimir mapas y planos con relieves y texturas que ayuden a las personas con discapacidad en la vista a entender y familiarizarse con intersecciones difíciles para ellos, como algunas rotondas en las que el flujo del tráfico es complejo y no se detiene en intervalos regulares.

Las diferentes texturas de la impresión 3D identifican las zonas verdes, la calzada por donde circulan los vehículos y las aceras y pasos de peatones; el mapa tridimensional les ayuda aprender y entender cómo es la intersección, cómo fluye el tráfico por ella y cómo deben moverse los peatones de forma segura.

Más en 3D Street Map for the Blind, vía Txchnologist,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear