Por @Wicho — 28 de Octubre de 2015

Net Neutrality logoVersión TL;DR: los políticos se han vuelto a bajar los pantalones con las telecos y no han aprobado ninguna de las enmiendas mediante las que se pretendía asegurar la neutralidad de la red. Vaya sopresa.

Así, tal y como cuenta Pablo Romero en La Eurocámara esquiva garantizar la neutralidad de la red, el reglamento aprobado [PDF], que tiene el nombrecito de «Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen medidas en relación con el acceso a una internet abierta y se modifica la Directiva 2002/22/CE relativa al servicio universal y los derechos de los usuarios en relación con las redes y los servicios de comunicaciones electrónicas», permitirá a las telecos:

  • Ofrecer servicios especializados que garanticen comunicaciones más rápidas a servicios específicos.
  • Establecer una Internet por clases, cada una con una velocidad de transmisión.
  • Discriminar tráfico si prevén congestiones, sin necesidad de que estas se den.
  • Hacer Zero-rating o datos patrocinados, por la que los operadores ofrecen gratis tráfico a los usuarios por entrar a determinados servicios.

Con esto lo de la neutralidad de la Red, que dice que todo el tráfico tiene que ser tratado por igual, peligra claramente.

Sin embargo, como dice Carlos Sánchez–Almeida en Por una red beligerante ese mismo reglamento recién aprobado no se puede modificar, y debe aplicarse tal cual, algo que habrá que reclamar en los tribunales, en especial la parte del artículo 3 que dice:

Los proveedores de servicios de acceso a internet no tomarán medidas de gestión del tráfico que vayan más allá de las recogidas en el párrafo segundo y, en particular, no bloquearán, ralentizarán, alterarán, restringirán, interferirán, degradarán ni discriminarán entre contenidos, aplicaciones o servicios concretos o categorías específicas, excepto en caso necesario y únicamente durante el tiempo necesario para:

a) cumplir los actos legislativos de la Unión o la legislación nacional acorde con la de la Unión, a la que el proveedor de servicio de acceso a internet esté sujeto o con medidas que cumplan dicho Derecho de la Unión para hacer efectivos actos legislativos de la Unión o de la legislación nacional, incluidas las sentencias de tribunales o autoridades públicas investidas con los poderes pertinentes;

b) preservar la integridad y la seguridad de la red, los servicios prestados a través de ella y los equipos terminales de los usuarios finales;

c) evitar la inminente congestión de la red y mitigar los efectos de congestiones de la red excepcionales o temporales, siempre que categorías equivalentes de tráfico se traten de manera equitativa.

Sí, da mucha pereza tener que seguir peleando por algo que debería estar más que garantizado por ley. Pero no nos queda otra, y además, citando a Enrique Dans, no podemos, ni debemos, bajar la guardia digan lo que digan los políticos:

Si escucha a un político hablar de «la protección que han llevado a cabo de la neutralidad de la red en Bruselas», no se crea absolutamente nada, y tache a ese político de la cada vez más corta lista de políticos honestos, porque solo es un hipócrita interesado y mentiroso. Dentro de algunos años, algunos se preguntarán por qué todas las empresas innovadoras están en los Estados Unidos y no en Europa: la culpa será de la decisión que el Parlamento europeo ha tomado hoy.

Lo del roaming de la telefonía móvil ya lo dejamos para otro día.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear