Por @Alvy — 7 de Octubre de 2014

Arbol genealogico de las religiones

Este Árbol genealógico de las religiones (v 2.0) es un intento de abarcar cómo han ido evolucionando en la mente, las sociedades y los entornos políticos de nuestro planeta las religiones desde tiempos inmemoriales. Se puede hacer zoom para verlo con todo detalle y leer los textos con comodidad. En cierto modo es irónico que muestre una evolución, pero cosas más raras se han visto.

Su historia comienza hace unos 100.000 años con el animismo, que no es más que la creencia de que los objetos que nos rodean (animales, cielos, montañas) tienen «alma». Según su aspecto o aparente comportamiento pasan a ser venerados como dioses, pero en esencia explica el mundo como algo en donde «todo está vivo».

De ahí se pasó hace unos 10.000 o 12.000 años a la brujería y el chamanismo, que es básicamente lo mismo pero donde un tipo listo asegura poder influir sobre el sufrimiento, contactando con los dioses y los espíritus. A partir del año 3.500 a. C. apareció el politeísmo donde ya se adoraba a dioses y divinidades organizadas de una forma familiar, jerárquica y según sus habilidades, como hacían los egipcios, griegos y romanos. Esta época gloriosa tuvo su esplendor entre el 2.000 a. C. y el comienzo de nuestra era.

A partir de ahí continuaron las ramificaciones hasta lo que conocemos hoy en día: el judaísmo, cristianismo + catolicismo y el islam, que comparten origen; los mitos germánicos y celtas; los mormones y cienciólogos; los mitos chamánicos de los indios americanos; la santería de oceanía y otras regiones… Un megamix interesante de analizar en cualquier asignatura del tipo «Historia de las religiones» – que probablemente vendría bien en los colegios.

¿Alguna de ellas es la «correcta»? ¿Y si eliges una y te equivocas y molestas al dios «verdadero»? ¿Y si nací en un entorno social en el que la religión predominante no es la «buena»? Muchos creyentes en esas almas, dioses, santos y chamanes tienen estas preguntas como gran interrogante en sus vidas.

(Vía Sploid.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear