Por @Wicho — 27 de Septiembre de 2009

Mientras la administración Obama le da vueltas al informe de la Comisión Augustine, que no deja en muy buen lugar los actuales planes de futuro de la NASA, se ha escrito bastante acerca de lo que se podría hacer con el futuro de la agencia.

Dejo aquí tres enlaces que me han parecido interesantes como punto de partida para algunas reflexiones:

  • Jamez Oberg en Which way for NASA? A step-by-step path defiende lo que la comisión ha llamado el «camino flexible», que pasaría por sentar los pies en la Tierra y no apuntar directamente a Marte sino por ir dando pasos más pequeños, que empezarían con prolongar la financiación de la Estación Espacial Internacional durante más años para poder usarla como plataforma de pruebas de nuevas tecnologías, entre ellas el intrigante motor VASIMR, contratar con empresas privadas el acceso a la órbita terrestre, e ir dedicando las energías de la agencia a ir alejándose poco a poco de las inmediaciones de esta.
  • Alejandro hace en Política ficción espacial un repaso de los que él considera los peores errores de la NASA en los últimos años y sugiere una serie de ideas similares a las del artículo de Oberg, poniéndo especial énfasis en la cooperación comercial para poder olvidarse del desarrollo de lanzadores y centrarse en el de un vehículo tripulado tras «mandar a paseo, por completo, el programa Constellation», en mantener durante un poco de tiempo más en servicio los transbordadores espaciales, y en buscar la colaboración internacional para así poder irse fijando objetivos cada vez más ambiciosos.
  • Por su parte, Javier Casado recoge en ¿Quieres relanzar el programa espacial? Desmantela la NASA las declaraciones de Charles Murray, coautor de un libro sobre el programa Apollo, que dice que «[...] si el Presidente Obama quiere saber cómo relanzar de nuevo del programa espacial, tengo un consejo para él: desmantele la NASA. Derribe todos los centros. Identifique a un par de cientos de personas del Marshall obsesionados con los cohetes, y manténgalos. Elija a cuarenta y cinco del Langley y el Lewis, la mitad de ellos locos del espacio, y la otra mitad gente a la que sus supervisores se quieran quitar de en medio. Déles una misión y un montón de dinero, y retírese. Y luego, cuando el Presidente Obama me diga que estoy loco, le señalaré que acabo de describir la forma en la que se formó el Space Task Group en 1958. Once años después estábamos en la Luna».

No se si la cosa será para tanto, pero desde luego parece bastante increíble que la de NASA hace cuarenta años fuera capaz de poner dos astronautas en la Luna y repetir la hazaña en seis ocasiones mientas que ahora le cuesta horrores ponerlos en órbita terrestre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

11 comentarios

#1 — Astronauta

El secreto de la NASA del proyecto Apolo se llama .... dinero. Mucho. Más. Mucho más aún.

¿Justificable?. Puede que no, pero TODO el dinero iba para un fin claro y comprensible: llegar a la luna. Se llegó, se consiguió el fin (que sólo marginalmente era científico), y se cortó el grifo. Luego, con los excedentes, se alargó la agonía con el skylab y las lanzaderas.

¿Posible hoy en día?. Bueno, un mucho de ocultación de partidas, otro mucho de prensa controlada, un enemigo suficientemente grande como para justificar desmedidos gastos militares para prototipos y juguetes varios ...

Que con la tecnología actual podemos subir a la luna ( y permanecer ), no lo duda nadie con dos dedos de frente. Que la sociedad acepte lo que cuesta, francamente lo dudo.

#2 — Forestalx

Lo mejor que le puede pasar a la NASA es que los chinos se pongan "en serio" con esto del espacio. La nasa necesita un rival!!! ( no un enemigo) para recuperar el espíritu de la guerra fría que les llevó a la Luna...y les hubiera llevado mas allá de seguir la carrera,

#3 — Gandalf

Poner al hombre en la luna no fue sólo cuestión de dinero (que también), sino de asumir unos riesgos que a día de hoy son impensables.
Si no nos importa demasiado la seguridad de los astronautas los ponemos en la luna mañana.

#4 — roberto

yo pienso que en la actualidad la nasa busca mas seguridad en sus proyectos de explorar la luna y el espacio en general y que segun el dicho nunca segundas partes seran mejores, la tecnologia esta cada vez mas avanzada y ahora podemos ver constelaciones y planetas que nunca nos imaginamos poder ver gracias a la tecnologia moderna, no es critica solo un comentario

#5 — jeferyback

El problema a mi modo de ver es que la NASA, en sus tiempos gloriosos, se dedicaba a ser pionera. Para sus técnicos y científicos, todo lo que hacían era un logro inmenso porque el reto al que se enfrnetaban era inmenso (y ya sabemos que son los retos los que hacen que los buenos científicos se estrujen el seso).

Ahora en cambio llevan años estancados en una especie de rutina (de altísima tecnología, pero rutina) que les ahoga tanto como la burocracia; ese ente deforme que nunca puede parar de crecer y crecer hasta que lo invade todo.

La NASA se creó como una organización de experimentación puntera y así deberíahaber seguido. En vez de eso continua llevando a cabo muchísimas actividades que hoy ya son tan asequibles que hay industria privada a mansalva llevándolas a cabo.

El problema que le veo yo, es que es tan malo quererlo hacer todo en casa como externalizarlo todo. Y ya sabemos como son los políticos (no hablo sólod e su rpesidente) cuando empiezan a recortar y externalizar para reducir costes... Que al reducciónd e costes a base de ETT subcontratada de hoy es el desastre del mañana.

#6 — Javier

Bajo mi punto de vista como estudiante de ingeniería aeronáutica y espacial, el problema de la NASA ahora no tiene nada que ver con lo que suceda aquí en la Tierra. En sus tiempos, la carrera espacial motivo a unos expertos a los que se le dieron todos los medios necesarios para hacer lo que se proponían. Pero los tiempos han cambiado, y hoy en día es impensable una gran inversión con fines meramente científicos. Lo que necesita es un por qué, ya sea una fuente de energía o de recursos, ya sea investigación que permitiera llegar a marte, o cualquier otra fuente de ingresos económicos. Para llegar a la Luna la teoría ya es conocida, por lo que no están dispuestos a gastar cantidades enormes de dinero en comprobar algo que ya ha sido comprobado.
El programa espacial norteamericano sigue en pie gracias a las telecomunicaciones, sí, pero también en gran medida porque no ha cumplido todas sus espectativas, y una inversión tan grande no se puede desechar de la noche a la mañana.

#7 — Joan

No entiendo nada, relanzar? ¿que quereis que haga? ¿nuevas hazañas como la de la llegada a la luna?, ¿esto que es? ¿llegar a marte?.
Me da la sensación que no se valora el esfuerzo que puede requerir cada cosa (a parte que las condiciones políticas y sociales tambien cambian) si, la tecnología ha avanzado mucho desde la llegada a la luna, pero posiblemente el esfuerzo para llegar a marte, por ejemplo, es mucho mayor en comparación al que se tubo que realizar en su día para llegar a la luna, que está aquí al lado como quien dice.
Posiblemente las ambiciones (o la necesidad de estas) crecen más rápido de lo que avanza nuestra capacidad de realizarlas.
Yo tengo la sensación que si se han hecho muchas cosas desde la llegada a la luna, robots en marte, sondas a saturno, a titan, aterrizajes en asteroides, muchos estudios del sol y su estructura, detección de exoplanetas, analisis del fondo de microondas y espacio profundo, y un largo etc.
Para la gente de a pié esto puede no ser muy impáctante, pero yo creo que una empresa científica de financiación pública no debería de gastar su dinero en "flipar al personal" si no en cosas prácticas y de avance para el conocimiento científico, pero claro, ya sabemos como funciona este mundo y los políticos, todo es aparentar aunque por dentro esté hueco.
Para que volver a la luna? para dar un paseo y volver? oooh!!!, que avance para el conocimiento científico.

#8 — Joan

Por cierto, las constelaciones que podemos ver hace milenios que las vemos, puesto que son las mismas.

#9 — Javier

En eso te equivocas. El Hubble ha permitido observar constelaciones y galaxias mucho más lejanas al alcance del ojo humano, escondidas por diversos obstáculos como nebulosas, la atmósfera misma, etc.

#10 — Joan

Ejem... ¿sabes lo que es una constelación):

http://es.wikipedia.org/wiki/Constelacion

#11 — Fernando

La NASA es una gran máquina burocrática e ineficiente. He ahí su gran defecto. Me parece muchísimo mas efectiva la ESA teniendo en cuenta el presupuesto que maneja y los logros como el magnífico ATV.
Si la NASA quiere llegar a la Luna de nuevo o a Marte no deberían preguntarse cuánto costará sino como llegar con el presupuesto disponible.
Ingenio y eficacia son las mejores herramientas.