Por @Wicho — 21 de Marzo de 2016

Carrito de galleyLa Chica de la tele se dice mi amiga, pero el otro día tuiteó un enlace a Pilma, una tienda de Barcelona en la que venden carritos de servicio de KLM –esos que usan los tripulantes de cabina en los aviones para llevar comidas, las cosas del duty free, etc– por unos 500 euros.

La idea mola kilos y hay un sitio en mi casa en el que uno de estos con cajones interiores encajaría perfectamente; incluso tengo claro que lo usaría para guardar mi equipo fotográfico.

Pero lo de los 500 euros se me antoja un poco excesivo, aunque es cierto que uno nuevo fabricado por una de las empresas que suministra a las aerolíneas puede irse por encima de los 1200 euros fácilmente.

Sin embargo he estado mirando y he visto que se pueden encontrar en eBay o, que si tienes los contactos adecuados, puedes hacerte con uno en las tiendas de empleados de algunos fabricantes de aviones o como excedentes

Así que ya estoy buscando. Como decía Víctor Hugo, «no existe en el mundo nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo» :S

Pero lo que más me ha sorprendido, con mucho, es descubrir que hay un grupo de carritotrastornados que se dedican a ir apuntando los números de serie de estos carritos para compartirlos con otros y ver en cuantos aeropuertos del mundo pueden localizar un carrito determinado.

También he aprendido que hay dos variantes básicas de estos carritos, los ATLAS, de Alitalia, TAP, Lufthansa, Air France, y Sabena, y los KSSU, de KLM, Swissair, SAS, y UTA, con sus correspondientes equipos de galley y demás accesorios; reciben sus nombres de los grupos de aerolíneas para los que fueron diseñados originalmente.

(Susana lo vio en Decoesfera).

Compartir en Facebook  Tuitear