Por @Alvy — 1 de Junio de 2011

Colin Rich de Pacific Star Flight y un montón de colaboradores enviaron a las alturas un globo muy especial con una caja llena de cámaras: alcanzó los 40 kilómetros de altura antes de desinflarse y caer grácilmente sostenido por sus paracaídas, habiendo grabado unas imágenes totalmente espectaculares.

A pesar de haber elegido un día de poco viento recorrió más de 320 kilómetros. Para Rich fue una cuestión de paciencia, pues tuvo que esperar meses y meses y realizar varios intentos fallidos antes de que este funcionara. (Y si se llama Pacific Star «III» es fácil imaginar que es por algo.).

El último detalle fue preparar este montaje en vídeo muy explicativo, con una bonita música de Starfucker.

(Vía PopTech.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear