Por Avión Revue — 13 de Marzo de 2009

El B777 G-YMMM por Ricardo Sanabria
El B777 G-YMMM por Ricardo Sanabria en AviationCorner

Por Luis Calvo. La NTSB, la agencia que investiga los accidentes en el transporte en EE.UU., ha hecho pública una nueva recomendación de seguridad a la vista de las averiguaciones tras el accidente del B-777 G-YMMM de British Airways en Londres-Heathrow el 17 de enero de 2008 y el posterior incidente del B-777 N862DA de Delta Airlines que el 26 de noviembre de 2008, cuando volaba a 39.000 pies de Shangai a Atlanta, tuvo una pérdida de potencia similar a la del avión británico, aunque en este caso sólo en uno de sus motores, y se resolvió tras descender a 31.000 pies.

En su recomendación a EASA (http://www.easa.eu.int), la agencia de seguridad aérea europea, la NTSB reconoce que las medidas adoptadas tras el accidente del British Airways no fueron suficientes dado lo ocurrido en el avión de Delta, e indica que: «Se requiera a Rolls-Royce que rediseñe el intercambiador de calor del combustible y aceite de sus motores RB211 trent 800 de tal forma que la acumulación de hielo en el mismo no restrinja el flujo de combustible hasta el punto de que se reduzca la capacidad de lograr la potencia ordenada».

Intercambiador de calor - NTSB
El intercambiador en cuestión con restos de hielo tras unas pruebas por parte de la NTSB

Esta recomendación se considera urgente.

Su segunda recomendación es que: «Una vez el intercambiador de calor sea rediseñado y aprobado por las autoridades de certificación, se requiera a los operadores de aviones Boeing 777-200 equipados con motores Rolls-Royce RB211 trent 800 que instalen el intercambiador rediseñado en el siguiente período de mantenimiento programado o no más tarde de seis meses después de que el nuevo intercambiador sea certificado, lo que ocurra primero».

El documento de la NTSB puede descargarse en formato PDF [124 KB].

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear