Por @Wicho — 29 de Mayo de 2013

Lujo a bordo

Según cuenta Patrick Smith en su libro Cockpit Condifential en 1939 un vuelo de ida y vuelta entre Nueva York y París en el Dixie Clipper de Pan Am costaba 750 dólares, unos 11.000 dólares de hoy en día.

Pero la aparición de aviones más baratos de operar, la liberalización del mercado y la competencia feroz entre aerolíneas han hecho que hoy en día con un poco de suerte y antelación a la hora de planear el viaje puedas conseguir un ofertón de esos que no llegan a los 200 euros para el mismo viaje.

Claro que en ese caso no puedes esperar disponer de una litera ni de camareros vestidos de riguroso uniforme blanco que te atienda como se puede ver en Glory of Early Aviation (1900s-1960s), aunque lo cierto es que ni pagando los precios astronómicos de business o primera se puede conseguir ya ese tipo de servicio, por mucho que entonces sólo los más ricos podían permitirse volar en avión.

En cualquier caso, no deja de ser curioso ver cómo han cambiado las cosas.

(Vía @JoseM_SGP de Sandglass Patrol).

Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — asdf

Creo que precisamente ahora mismo son los años dorados de la aviacion civil. Se ha abaratado tanto su coste que cualquiera puede volar sin hacer un gran esfuerzo economico.

De aqui a unos años cuando los combustibles fosiles se vayan agotando creo que aumentará el precio considerablemente si no existe para entonces una alternativa.

#2Alonso.

Opinión personal aquí. :)
Los años dorados están por llegar.

Cuando cada uno podamos ir a donde queramos en nuestro propio avión, o como se llame en un futuro. Cuando no perdamos media vida en la terminal o cuando no nos humillen en los controles; cuando no tengamos que compartir viaje con una banda de adolescentes británicos incapaces de respetar a nadie. Entonces, y a partir de entonces, será la época dorada.

Estoy de acuerdo en que el bajo coste ha sido una mejora y un avance, pero tiene que haber un futuro mejor. Por Dios, que lo haya :)

Las imágenes de la galería son curiosas. Algo malo habría en esos años aparte del precio del billete, digo yo. Es como ver grabados de Goya, pero al revés. :)

#3Jose Manuel "Gizmo"

Creo que es interesante, por comparar, ver cómo era el interior de un "airliner" soviético de los años 50, el Tupolev 70 (basado en el Tupolev 4, copiado a su vez del B29)