Por Microsiervos — 29 de Diciembre de 2009

Manifestación empleados Air Comet

Texto y fotos Luis Calvo. La práctica totalidad de los empleados de Air Comet se han manifestado esta mañana frente al Ministerio de Fomento en Madrid para reclamar ante el mismo una solución a su problema. Los empleados han pedido entre otras cosas, que las aerolíneas que obtengan los slots que el cierre de Air Comet ha dejado libres, contraten al personal de Air Comet ante el incremento de actividad que ello suponga.

También quisieron dejar claro que nadie se acuerda de ellos. Pocos días después del cierre, las únicas noticias hablan ya de la situación de los pasajeros que tenían contratados vuelos con la compañía, pero no de los 660 trabajadores y sus familias que se han quedado sin trabajo y sin cobrar sus nóminas desde hace muchos meses.

Manifestación Air Comet
Manifestación Air Comet

Vigilados de cerca por un importante dispositivo policial, y bajo la lluvia, tras más de una hora de manifestación frente a la puerta del ministerio, procedieron a cortar la Avenida de La Castellana durante un cuarto de hora antes de disolverse.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — Pedro

Este tema de Air Comet es una vergüenza.

Los trabajadores de la compañía llevan más de un año pidiendo amparo al Gobierno, ya que no cobraban sus sueldos, pero el Gobierno no les hizo caso, es más, cuando decidieron ir a la huelga, les impusieron unos servicios mínimos del 100% al personal de vuelo.
Ahora los sinvergüenzas del Desgobierno dicen que no sabían nada, que ha sido todo muy rápido, cuando han sido ellos los que han manejado los tiempos, hasta que les ha interesado hundir al presidente de la CEOE ante la opinión pública.
Gobierno dimisión, Ferrán y Pascual a la cárcel.

#2 — Ivan

Verguenza de politicos.
Verguenza de directivos estafadores.

Lo mas triste es que se iran de rositas, con su sueldos y pluses cobrados.

Amino y suerte para los empleados de la comañia, que junto a los estafados clientes son lo que pagan los platos de los despropositos de los directivos.