Por Nacho Palou — 28 de Septiembre de 2016

Crushed ped qantas large
Fotografía: Qantas / ATSB

Hace unas semanas pasó por The Telegraph el artículo Why dropping your phone on a flight is more dangerous than you might think (Por qué que se te caiga el móvil en un avión es más peligroso de lo que podrías imaginar), en referencia a este «extraño aviso» dado por el personal de un vuelo de Qantas A380,

Pida ayuda a la tripulación si pierde su teléfono móvil durante el vuelo... No intente, repito, no intente buscarlo usted mismo.

El anuncio, según explican en The Register, tiene que ver con el riesgo de incendio que suponen las baterías de iones de litio; las baterías en general, no de ningún teléfono ni de ningún fabricantes de móviles en particular.

Unos meses antes de establecer ese anuncio un pasajero que había perdido el móvil en otro vuelo de Qantas movió el asiento para tratar de encontrar el teléfono. Según determinó la agencia australiana de seguridad aérea, la ATSB, cuando el pasajero movió el asiento el móvil quedó aplastado por el mecanismo del asiento. Al aplastar también la batería ésta se cortocircuitó y quemó, causando una pequeña humareda en la cabina.

A veces cuando se aplasta una batería de iones de litio esta puede cortocircuitar y sobrecalentarse, pudiendo incendiarse o humear. Los asientos de los aviones están hechos con materiales que retardan el fuego, pero esto no evita que la batería se caliente o que llene de humo la cabina.

De modo que la finalidad del aviso tiene que ver con que ningún pasajero se mueva en la zona donde ha caído el teléfono móvil, para reducir el riesgo de dañar el teléfono y por extensión su batería. Será la tripulación la encargada de buscarlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear