Por @Wicho — 6 de Marzo de 2018

No he visto la película Dunkerque de Cristopher Nolan aunque como buen aerotrastornado sí he visto algunas escenas en las que salen unos Spitfire Mk. 1, uno de los cuales tiene que aterrizar en la playa tras ser alcanzado por un caza alemán.

Pero lo que no sabía es la fascinante historia real que hay detrás de esa escena.

El 27 de mayo de 1940 el Spitfire Mk.1 N3200, asignado al 19 Escuadrón de Caza, y pilotado por el Líder de Escuadrón Geoffrey Stephenson estaba dando cobertura a la Operación Dinamo cuando fue alcanzado. Stephenson tomó entonces la decisión de hacer un aterrizaje de emergencia cerca de Sangatte, aterrizaje del que salió ileso, aunque fue capturado en Bruselas el 4 de junio y terminó pasando buena parte de la guerra en el Castillo de Colditz, donde estuvo involucrado en la construcción del planeador de Colditz, aunque esa es otra historia.

Así, el N3200, tras su única misión de combate, quedó abandonado en la playa, donde poco a poco se fue deteriorando hasta que al final fue olvidado.

El N3200 en Sangatte

El N3200 en Sangatte, pero un poco más hecho polvo

Y nunca más se supo de él hasta que en 1986 una serie de fuertes corrientes lo volvieron a sacar a la vista.

El N3200 en Sangatte en 1986

Sus restos fueron adquiridos en diciembre de 2000 por Mark One Partners, un grupo de entusiastas de la aviación, y llevados a Inglaterra para su restauración por parte de Historic Flying Ltd. Tras mucho trabajo el 26 de marzo de 2014 el N3200 volvía a volar con sus colores originales, algo que hoy en día sigue haciendo en exhibiciones aéreas.

Por cierto que cualquier persona que sufra de aerotrastorno debería ir, antes de morir, a la exhibición Flying Legends de Duxford. Te puedes casi aburrir de ver Spitfires, P-51s y otros aviones de la época en vuelo.

(El vídeo vía Pepe Cervera; gracias por la pista de las fotos, MesserPolo).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear