Por Avión Revue — 10 de Febrero de 2009

S-70 de la ANG

Por Julio Maíz Sanz. El mar Egeo y el Mediterráneo Oriental, uno de los puntos más estratégicos del planeta, es el área de actuación principal de la Aviación Naval de Grecia.

Para entender cualquier estrategia de defensa en la región basta con mirar en un mapa la posición de la península Helena y las innumerables islas griegas, muchas de ellas situadas muy cerca de las costas turcas. Asímismo Grecia está muy próxima al estrecho de los Dardanelos que da vía de entrada y salida al ahora también conflictivo mar Negro, en cuyo extremo este se encuentra Georgia y su guerra con Rusia, y al norte, la península de Crimea, con la base aeronaval rusa de Sebastopol, cuya soberanía reclama Ucrania por estar en su territorio.

Tampoco se debería de olvidar que las aguas griegas están muy próximas a Israel, Siria y Líbano.

Turquía

Todo ello ha convertido a Grecia en una de las piedras angulares de la defensa de la OTAN, controlando desde el Egeo los movimientos de la por entonces poderosa flota soviética, especialmente de sus submarinos.

Pero también están las tensiones con Turquía, también miembro de la OTAN, pero con la que existe mucho más que una rivalidad histórica por la posesión de las islas griegas, muchas de las cuales se encuentran a un tiro de piedra de la costa turca.

La Aviación Naval griega trabaja también activamente en colaboración con las aeronaves de la Fuerza Aérea de Grecia, especialmente los de patrulla naval desde la base de Elefsis. Los primeros fueron los Grumman HU-16, para posteriormente, ya en los años noventa, sustituirlos por seis Lockheed P.3B Orion.

La incorporación de estos P.3 coincidió con un aumento de la tensión con Turquía. Tanto que incluso se llegó a temer que la pérdida de uno de los helicópteros AB-212 de la Aviación Naval, el 31 de enero de 1996, hubiese sido debida a un ataque turco. Finalmente se comprobó que la causa fue un accidente.

Afortunadamente la tensión con Turquía ha ido disminuyendo mucho, y la Marina griega se ha concentrado en una nueva y vital tarea: la lucha contra el terrorismo internacional.

No habría que olvidar que en Grecia ocurrieron también atentados, provocados por terroristas radicales islámicos, durante la década de los ochenta.

Tras los atentados del 11-S en EE.UU., la OTAN se implicó en el dispositivo Active Endeavour, que controla las aguas del Mediterráneo Oriental, siendo la participación griega en este operativo muy importante. Más recientemente, buques helenos se han desplazado a las costas de Somalia, integrados en la Operación Atalanta, montada por la Unión Europea para dar seguridad a los navíos que transitan por esas aguas infectadas de piratas. Igualmente Grecia aporta unidades aeronavales que participan en la Fuerza de Intervención de la ONU en Líbano.

La Aviación Naval griega dispone de una discreta pero eficaz flota de helicópteros organizados en el Mando de Helicópteros de la Marina y agrupados en tres divisiones y dos escuadrones con un total de unos 300 efectivos.

Las aeronaves

Las dos primeras divisiones están encargadas del apoyo logístico y técnico a las unidades de vuelo. La primera en la estación aeronaval de Kotroni-Maratón y Amphiali, un pequeño helipuerto situado junto al gran puerto de El Pireo respectivamente.

La tercera División es responsable de la Escuela de la Aviación Naval.

Las dos Escuadrillas están dotadas de Sikorsky S-70B-6 y de Agusta-Bell AB-212.

Los referidos P.3, de los que restan cuatro en servicio, están encuadrados en el 353 Escuadrón de la Fuerza Aérea, con base en Elefsis, muy cerca de Atenas y de la principal base de la Marina de Grecia de Salamis. Estos aviones son pilotados por personal de la Fuerza Aérea aunque las misiones asignadas y el hecho de que el grueso del personal, incluidos los operadores de las consolas de a bordo sea de la Aviación Naval conlleva una casi total dependencia de la Marina helena.

La joya de la corona son los Sikorsky S-70B-6 (la denominación civil para exportación del UH-60/SH-60 Blackhawk/Seahawk) comprados a principios de los noventa para ser utilizados desde las nuevas fragatas del tipo Meko 200 de diseño alemán.

AB-212 griego

La primera Escuadrilla está dotada con los AB-212 mientras que la segunda dispone de los S-70. Ambas comparten la base de Maratón-Kotroni, situada cerca del campo de batalla de Maratón.

La Primera Escuadrilla opera ocho Agusta-Bell AB-212 de los trece entregados entre 1979 y 1984.

Su principal misión, al menos inicialmente, fue la lucha antisubmarina, equipados con un radar APS-705 y sonar AQS-13B. Asímismo, dos de ellos llevaban equipos de guerra electrónica, aunque en la actualidad estos sistemas se han desmontado, operando desde las fragatas de la Marina griega tipo Elli, los buques anfibios tipo Samos, el buque escuela Aris y el navío de apoyo logístico Prometheus.

Hoy sus principales misiones son los transportes de personal y material entre los navíos y tierra y el despliegue de los infantes de Marina y las Fuerzas Especiales.

La Segunda Escuadrilla dispone de los S-70. Entre 1995 y 1997 se entregó el primer lote de seis. En octubre de 1997 se encargaron dos aparatos adicionales que llegaron al año siguiente. Finalmente el 12 de junio de 2000 se ordenaban dos S-70 más, con opción a compra de otros tantos. Este último contrato también contemplaba la instalación de sistemas FLIR y la modernizaciones a los ocho S-70B adquiridos anteriormente. También en aquel acuerdo se incluía la compra de repuestos y un programa de formación adicional para las tripulaciones de éstos. Posteriormente se confirmó una de las dos opciones, con lo que la flota actual asciende a once unidades.

Actualmente la Marina griega tiene abierto un concurso para dotarse de nueva fragatas, siendo una de las empresas candidatas la española Navantia que ofrece una versión, a la carta, del modelo español F-100, dotadas con dos hangares diseñados básicamente para operar con helicópteros del tipo S-70, por lo que no se descartaría nuevos pedidos a Sikorsky.

El Sikorsky S-70B-6 Aegean Hawk (Halcón del Egeo), como se le ha denominado, ha sido diseñado a petición de la Marina griega, y se conforma como un híbrido entre el SH-60B Seahawk y el más moderno de la familia, el SH-60F Ocean Hawk. Su equipo incluye un sonar activo de profundidad AN/ASQ-18(V)3, un radar de búsqueda Eaton APS-143 (V)3 y sistemas FILR AAS-44 y AAQ-22 Q Safire. Como equipo de autoprotección cuenta con el sistema de alertadores ALR-66(V)2 de guerra electrónica, conectado a los correspondientes lanzadores de chaff y bengalas.

Su armamento incluye ametralladoras de 12,70 mm, torpedos antisubmarinos Mk.46 y Mk.50, y como equipo estrella, los misiles noruegos NFT Penguin Mk.2 Mod.7 antibuque.

SH70 griego
Misil penguin

El último armamento incorporado, tras la firma de un contrato en septiembre de 2007, fueron los misiles Lockheed Martin Hellfire II en varios tipos con los que también se han dotado a los helicópteros AH-64 Apache, del Ejército de Tierra griego.

Los Hellfire y los Penguin hacen de los S-70 griegos una muy eficaz plataforma de lucha contra embarcaciones pequeñas, como podrían ser pesqueros u otros barcos civiles susceptibles de ser utilizados por terroristas para ataques suicidas. La capacidad de este armamento, asociada al radar Eaton es muy alta. De hecho estos misiles son utilizados también por la Marina de EE.UU. y otros muchos países como España. Los S-70B son absolutamente polivalentes ya que además de las tradicionales misiones antisubmarinas y antisuperficie que realizan en numerosas fuerzas navales, se emplean para operaciones SAR y de enlace. En el ámbito civil también desarrollan tareas de evacuación médicas, especialmente desde las numerosas, y a veces muy incomunicadas, islas del territorio griego.

Los pilotos de los helicópteros de la Aviación Naval reciben su formación básica en el seno de la Escuela de Aviación del Ejército sita en la base en Stefanoviklio. Los cadetes seleccionados por realizan el curso básico de helicópteros en los Nardi-Hughes 300C, para después pasar a los UH-1H/AB-205. Obtenido el titulo de piloto de helicópteros se regresa a Krotoni donde pasarán a formarse como pilotos navales.

La Marina utilizaba como material de enseñanza los Alouette III, hasta su baja en 2007. Estos helicópteros no han sido sustituidos por lo que los nuevos pilotos completan su formación con los AB-212 y los S-70, practicando apontajes en los buques, vuelos nocturnos (con gafas de visión nocturna). Una vez superada esta primera fase se pasa al manejo de los diferentes sensores y armamento.

Esta escuela es también responsable de la formación de los operadores de sistemas de los P-3B Orion y del personal técnico y de mantenimiento de las aeronaves.

Todos estos cursos se complementan, como ocurre en nume-rosas fuerzas armadas, con otros especializados en Estados Unidos impartidos, en este caso, por la Marina de ese país.

Pioneros de la aviación naval

La Marina griega fue pionera en dotarse con un servicio de Aviación. A mediados de noviembre de 1912 la entonces Real Marina de Grecia adquirió un primer avión, un Astra, siendo la siguiente incorporación un biplaza galo Maurice Farman, equipando sendos aviones con flotadores. Precisamente a los mandos de este último aparato, el 24 de enero de 1913, el primer teniente Michael Moutoussis y el alférez Aristedes Moraitines realizaron la primera operación aeronaval de combate durante la Primera Guerra Balcánica. La misión, acaecida durante la batalla de Lemnos consistió en volar sobre los navíos turcos que estaban en las cercanías del estrecho de Dardanelos. Se trataba de un vuelo de reconocimiento que Moraitines convirtió en ataque cuando lanzó, a mano, cuatro granadas a los navíos turcos aunque ninguna acertó el blanco.

Tras la Primera Guerra Mundial y el consiguiente conflicto con Turquía, en 1931 los dos servicios de aviación, el del Ejército y el de la Marina se integraron para formar la Fuerza Aérea Griega. Posteriormente, en 1947 se creó la Aviación del Ejército mientras que la Marina hubo de esperar hasta julio de 1975.

Alouette III

Ese mes recibía sus primeras aeronaves fueron cuatro helicópteros SA.319B Alouette III que fueron basados en el aeropuerto de Atenas-Hellinikon. En mayo de 1977 la unidad se trasladó al helipuerto de Amfiali.

Por entonces se les instaló un radar de búsqueda Omera ORB 31 en la nariz del helicóptero, y un sistema MAD. Así mismo se le colocaron sujeciones para poder llevar y lanzar torpedos Mk-44. Este rol antibuque y antisubmarino duró hasta mitad de los años noventa, cuando los S-70B los sustituyeron en esas tareas pasando a realizar misiones sobre todo de entrenamiento y secundariamente de SAR y evacuaciones sanitarias.

Un nuevo avión de patrulla naval

La actual prioridad de la Marina de Grecia es adquirir un nuevo avión de patrulla naval, a fin de sustituir los Lockheed P.3B Orion muy próximos al final de su ciclo operativo.

P.3 Orion griego

Para ello está previsto destinar 250 millones de euros de los altos -proporcionalmente hablando- presupuestos griegos en defensa, para la adquisición de de cinco aparatos.

La Marina quiere obviamente un aparato de características muy flexibles, ya que debe poder asumir misiones de patrulla marítima), SAR, antisubmarinas y antisuperficie.

Ello supone que el nuevo avión debe ser capaz de portar y lanzar cargas antisubmarinas, minas, bombas y misiles, aunque un aparato que sume todas estas funciones costará más dinero que el actualmente previsto por el Ministerio de Hacienda heleno.

Previamente se habría rechazado la posibilidad de modernizar la actual flota de P.3B mediante un programa similar al que está realizando el Ejército del Aire español, y que tantos retrasos y problemas está dando. También se ha rechazado una oferta para hacerse con algunos de los Lockheed S-3B Viking dados de baja la Marina de EE.UU., por tener unos costes operacionales bastante altos a pesar de que su precio sería bastante asequible.

Respecto a la variante de patrulla naval basada en el Boeing 737, el P-8A, sería una excelente solución y que se podría sumar al encargo de tres aviones de este tipo para misiones VIP del Gobierno griego, pero el gran coste del P-8A ha hecho desechar esta opción.

Según fuentes griegas existe ya una corta serie de candidatos. Estos serían:

  • El ATR 72. Ha sido elegido por la Marina turca que comenzará a recepcionarlos en 2010. De ser elegidos Grecia los equiparía con un sistema de misión Thales AMASCOS que es también el escogido por Turquía.
  • El Beriev Be-200. Aparatos de unas impresionantes características, tanto en el aire como en el mar. En Grecia se les conoce por haber intervenido en las campañas de lucha contra los incendios forestales. Pero, de momento, no se ha utilizado como avión de combate, si bien tanto Rusia, país fabricante, como China parecen muy interesados en un desarrollo de éstos.
  • El ERJ-135/R99. La Fuerza Aérea griega utiliza varios: dos en su variante EMB-135 para transporte VIP, y cuatro de su versión R-99 de alerta temprana y control, equipados con el sistema sueco Ericsson Erieye, por lo que de adquirirse los P-99 se homogeneiza en parte la flota, con este aparato.
  • El EADS-CASA C-295. Equipado con el sistema FITS que utilizan varios servicios aéreos españoles y han adquirido varios países como Chile.

Este artículo se publicó originalmente en el número 319 de Avión Revue (Enero de 2009).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear