Por @Wicho — 31 de Julio de 2015

Estos días anda haciendo las rondas de Internet un vídeo de un Boeing 777 de KLM aterrizando en Schipol con viento cruzado que he visto descrito en algunos sitios hasta como un aterrizaje forzoso.

Pero los aterrizajes y despegues con viento cruzado son algo perfectamente normal.

Cada avión tiene unos límites en cuanto a viento cruzado para despegar y aterrizar, límites que los pilotos y controladores tienen en cuenta a la hora de preparar las maniobras y asignar pistas y cada día se producen en el mundo cientos de aterrizajes y despegues con viento cruzado sin que pase nada.

Y en última instancia, los pilotos siempre pueden escoger abortar el despegue o hacer un motor y al aire para intentar la toma más tarde, en otra pista, o incluso en otro aeropuerto si es necesario.

Eso sí, las imágenes son espectaculares.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear