Por @Wicho — 24 de Enero de 2014

En aquellos aeropuertos dotados con los equipos necesarios, y siempre que el avión y la tripulación estén certificados para ello, se pueden realizar aterrizajes ILS categoría III, en los que sólo es necesario disponer de 50 metros de visibilidad horizontal para que al final el piloto tome el control cuando el avión ya está en tierra y lo lleve al aparcamiento.

Así es como se hace en un A320, que nunca se sabe cuando uno se va a ver en la necesidad.

El vídeo es de la Baltic Aviation Academy, cuyo canal de YouTube tiene un montón de vídeos que de esos que nos encantan a los aerotrastornados.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear