Por @Alvy — 2 de Mayo de 2016

Este minidocumental cuenta la historia del ucraniano Igor Pasternak, que llegó a mediados de los años 90 a los Estados Unidos con el sueño de construir dirigibles. A diferencia de los zepelines este tipo de dirigibles no tienen una estructura interna (no son rígidos ni semi-rígidos) y su forma depende de la fuerza del helio tras rellenar el dirigible del propio material en que están construidos.

Los primeros usos de este tipo de dirigibles fueron –como suele suceder– de mera exposición publicitaria. Hoy en día trabaja en la construcción de gigantescos dirigibles de 300 metros de largo con varias barquillas en las que se podrían transportar contenedores o un gran número de personas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear