Por @Alvy — 18 de Abril de 2013

Los usaban aviones comerciales como el Concorde y el Tupolev Tu-144, además de algunos otros aviones militares que necesitaban un puntito de «impulso extra»... por eso la idea de los aficionados de Flite Test de instalar postquemadores en un avión a radiocontrol (un Vampire Mk6) parece un poquillo... arriesgada por llamarla de alguna forma. Definitivamente algo que nadie debería hacer si no tiene gran habilidad y conoce los materiales.

Pero ahí queda el experimento, el efecto en vídeo y las fotos, a cual más espectacular. Incluso hay una versión extendida.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear