Por Nacho Palou — 12 de Junio de 2015

Investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid han desarrollado lo que se podría considerar el Prius de las avionetas, un sistema de propulsión híbrido que combina un motor convencional con un motor eléctrico,

Nuevo sistema eléctrico de propulsión para mejorar la seguridad de la aviación ligera — El nuevo sistema consta de un motor eléctrico que se acopla al convencional, una batería de litio de alta eficiencia y un sistema electrónico que permite extraer la energía de la misma y adaptarla a las necesidades de funcionamiento de la avioneta. Además, tiene un cargador de batería que funciona durante el vuelo. “Maximizamos la capacidad de la batería en generar movimiento con el motor eléctrico y hemos comprobado que también podemos usar el sistema como híbrido para avionetas: el piloto lo puede accionar cuando quiera, añadiendo hasta 40 caballos extra para despegues o para lo que necesite”, apunta Daniel Cristobal, de Axter Aerospace y antiguo alumno de esta universidad madrileña. De esta manera, se podría utilizar como si fuera un “turbo” eléctrico, para ampliar la potencia del vehículo en determinadas maniobras.

Aunque en aviones comerciales la pérdida de un motor durante el vuelo puedo no suponer ningún problema grave, en el caso de los aviones ligeros y avionetas con un único motor, la pérdida de este puede resultar catastrófico: cada «año se registran en Europa y Estados Unidos una media de 600 accidentes, 70 muertes y pérdidas por un valor de 24 millones de euros» en este tipo de aparatos,

La idea es dotar al avión con un motor eléctrico adicional unido a la hélice. “Si se produce algún problema en el motor principal, entraría en funcionamiento este motor eléctrico, lo que proporcionaría una autonomía de unos 20 km, una distancia suficiente para que el piloto aterrice de manera segura”.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear