Por @Wicho — 23 de Marzo de 2009

Un día relativamente tranquilo a bordo del Discovery y de la Estación Espacial Internacional en el que la tripulación del primero dispuso de tres horas libres al llegar a la mitad de la misión.

Por lo demás, Joseph Acaba y Richard Arnold estuvieron preparando las herramientas y equipos que necesitarán usar durante el tercer y último paseo espacial de la misión, mientras que Mike Fincke, el comandante de la ISS, se pasó la mayor parte del día trabajando en la unidad de procesado de orina del sistema de reciclado y purificación de agua de la Estación, sistema que será de vital importancia para poder doblar el número de tripulantes de la estación de tres a seis.

Tras grabar la unidad en funcionamiento en vacío para poder comparar el sonido que hace con el que hacía en tierra durante su proceso de certificación para el vuelo el comandante recibió la autorización de ponerla a funcionar con carga, un proceso que dura cinco o seis horas y del que probablemente a lo largo del día conoceremos los resultados.

Además de echar una mano a Fincke con la unidad de procesado de orina Sandra Magnus también dedicó parte de su tiempo a seguir familiarizando a Koichi Wakata, quien la sustituye como miembro de la tripulación de la ISS, con diversos aspectos de la vida a bordo.

A eso de las 21:31, hora de España (UTC +1) el Discovery terminó de girar el conjunto transbordador-ISS para que el Discovery quedara por delante, de tal forma que el rozamiento natural que se produce aún a la altura a la que orbitan los frene en aproximadamente 30 centímetros por segundo con el objeto de que su órbita baje un poco, lo suficiente como para asegurarse de que un fragmento de basura espacial que presenta una órbita un tanto errática no vaya a suponer un problema.

El fragmento en cuestión, parte de la etapa superior de un satélite chino, tiene unos diez centímetros de diámetro, y está a una altura similar a la del Discovery y de la Estación, aunque la inclinación de su órbita es de 98 grados, en lugar de 51,6, por lo que de no haber realizado la maniobra de frenado este fragmento habría cruzado la órbita de l transbordador y Estación en varias ocasiones durante varios días, produciéndose la primera aproximación durante el tercer paseo espacial de la misión.

Una vez conseguida la deceleración necesaria el Discovery volvió a colocarse «a remolque» de la Estación, que es la posición que ocupa normalmente cuando está atracado en esta.

Para empezar este octavo día en órbita el control de la misión escogió Alive Again por Chicago, dedicada al comandante Lee Archambault, que es de la zona.

Fuentes: STS-119 MCC Status Report #14 y STS-119 MCC Status Report #15, archivo de noticias de la NASA.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear