Por @Wicho — 26 de Febrero de 2013

Rodilla machacada
¡Mis rodillas!

Lo comentan en 5 Ways Airlines Can Improve Customer Service Now, y está muy enfocado a los Estados Unidos, pero siendo el mundo como es en la actualidad, también vale perfectamente en muchos otros sitios:

  1. Poner unos mínimos de ancho de asiento y de espacio entre filas que se adapten a las medidas de los seres humanos y no a las de las sardinas.
  2. Ser claros con las tarifas, no en el sentido de explicar cómo es posible que sea más barato ir de La Coruña a Londres vía Madrid que en un vuelo directo, sino a la hora de poder escoger a la hora de sacar el billete opciones de servicios a bordo como el WiFi y similares, para no llevarnos sorpresas a la hora de llegar al aeropuerto o tener que decidir cosas con prisas y sobre la marcha en pleno vuelo.
  3. Incluir las políticas de trato al cliente en caso de retrasos, cancelaciones, y similares, en el contrato que supone el billete, no sólo en sus normas internas.
  4. Escribir las condiciones de transporte en un lenguaje inteligible.
  5. Seguir la ley y no buscar trampas para escurrir el bulto como echar la culpa de retrasos a otros sin que el pasajero pueda hacer nada, o dejar hasta el final el aviso del recargo por pago con tarjetas de crédito.

Sí, ya estoy oyendo las risas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — Bill Bones

Punto 1: (mismo espacio)/(menos pasajeros)= todo el mundo a pagar billetes más caros

Justo lo que los viajeros piden todos los días.

#2 — Eduardo Ortega

Por que seguramente es la única manera que han encontrado para ser rentables. Que cómo siempre todo lo paga el último de la fila, que nada puede cambiar y todo lo paga.