Por Avión Revue — 16 de Diciembre de 2008

Iberia rodando por Wicho
Algo tan sencilo como cambiar la velocidad a la que ruedan los aviones puede tener un impacto importante en las operaciones

Por Luis Calvo. Foto Wicho. En los últimos días los pasajeros de Iberia están sufriendo de nuevo la negativa de SEPLA, el sindicato mayoritario de pilotos a firmar un convenio colectivo en Iberia que resulta inaceptable por las concesiones que se piden a los pilotos, especialmente después de que la compañía no haya cumplido con lo pactado en el anterior convenio colectivo, como es por ejemplo la subida pactada del IPC en los sueldos tras varios años de congelación, mientras que según los pilotos esa subida sí se ha hecho en otros grupos de trabajadores de la compañía, e incluso, nos han llegado a señalar, la dirección se ha subido el sueldo muy por encima del porcentaje del IPC. Además, según fuentes del SEPLA, en las reuniones que se han venido manteniendo con la dirección de Iberia en los últimos meses, esta ha ido añadiendo nuevos puntos a la negociación, algunos de los cuales incluso podría vulnerar o ir en contra de la seguridad de los vuelos.

Aunque hace uno o dos meses, a la vista del cariz de las negociaciones en SEPLA se comenzó a hablar de una posible huelga en el mes de diciembre, esta no fue convocada.

Ahora, dirección y sindicatos se acusan mutuamente. La dirección de Iberia de que hacen una huelga encubierta, y desde SEPLA de verter falsas acusaciones contra los pilotos. Según Justo Peral, presidente de la sección sindical SEPLA-Iberia, los problemas están ocasionados realmente por el déficit de pilotos que tiene Iberia y que se cifra en unos 300. Iberia lleva seis años sin contratar nuevos pilotos.

Recordemos que en los últimos años Iberia tuvo que cancelar un número importante de vuelos, especialmente en parte final de los mismos ya que muchos de sus pilotos habían llegado al límite legal anual de horas de vuelo y no podían seguir volando. Además, desde hace meses, y para tratar de evitar las cancelaciones a fin de año, Iberia ya cancelaba vuelos, especialmente aquellos con poca ocupación y agrupaba al pasaje en el siguiente vuelo.

Además, según algunos pilotos, en Iberia se ha criticado a los pilotos por rodar muy rápido en los aeropuertos.
Aunque no hay nada establecido la recomendación internacional es rodar al paso de una persona. Esto viene a ser en torno a los 5 km/h (un kilómetro cada 12 minutos). En Iberia se rueda a unos 18 km/h (un kilómetro cada tres minutos) y esto supone un desgaste excesivo de los neumáticos con el consiguiente gasto extra.

Para muchos pilotos, además, a la vista de lo ocurrido en el accidente de Spanair, las prisas no son buenas y las comprobaciones deben realizarse adecuadamente como tristemente se ha podido demostrar.

Mientras, según ha filtrado Iberia a algunos medios, su director general, Enrique Donaire, ha enviado una carta al SEPLA amenazando con tomar represalias contra los pilotos a los que pueda demostrar que han retrasado injustificadamente un vuelo.

En cualquier caso, a cualquier problema laboral se debe sumar el mal tiempo reinante en la península. El sábado 13 de diciembre, por ejemplo, Barajas estaba en configuración Sur (despegues y aterrizajes hacia el Sur) lo que normalmente supone un menor número de operaciones a la hora. Si a eso le sumamos la necesidad de deshelar los aviones por la mañana, nos encontramos ya de partida una situación de caos en la que los pilotos poco pueden ayudar, y en la que la experiencia demuestra que si la primera oleada de aviones de Iberia sale con retraso de Madrid, los retrasos se van acumulando y pueden hacer falta varios días hasta que se recupera la normalidad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

6 comentarios

#1 — Javier Miró

Es perfectamente comprensible que los pilotos realicen este tipo de acciones y que velen por sus intereses.
Desgraciadamente somos los pasajeros los que finalmente sufrimos las consecuencias peores.
El pasado 10 de diciembre pasé 14 horas (sí, 14 horas, no es un error tipográfico) en el aeropuerto de Barajas con destino a Alicante. Fruto de la inpetitud de IBERIA quien hizo cosas como cambiar vuelos sin incluirme en la lista de pasajeros, o tardar 2 horas en emitir un billete de un vuelo en el que ya estaba incluido. Por otro lado sufrí retrasos uno detrás de otro debido a la huelga de celo.
Los usuarios comprendemos las causas de la huelga, pero estamos desprotegidos ante la aerolinea.

#2 — Pedro

Es triste que el pasajero sea afectado, pero la sensacion que le llega a uno con todo este tema es que una vez mas la aerolinea, pretende "tirar balones fuera" y acusar directamente a los pilotos y a Sepla.

#3 — joaquin

Si , si es verdad que el que siempre paga por pecador es el piloto y lo sentimos mucho.

No sera que la culpa la tienen los directivos de la Iberia.

Haz una prueba, rellena una hoja de reclamaciones o por internet y ya veras como no te responden que el retraso ha sido por causas de la huelga de pilotos!!

No sera que el que la compañia haya ido tan bien y la unica con beneficios en europa haya sido gracias a ,entre otros empleados, los pilotos? Cuando ya no se hacen favores mira lo que pasa.

Conclusion: la unica culpa la tienen los de arriba que son los que esconden el bulto y nunca dan la cara a los pasajeros. ¡Esos son los que deberian estar dando explicaciones a pie de avion!

#4 — Esther Apesteguia

La verdad es que cuando sufrimos un retraso como el que comenta Gabriel nos entran unas ganas de venganza. Pero también en situaciones como ésta se generan una serie de dificultades de organización que es difícil solucionar en poco tiempo. En descargo de Iberia habría que decir que está tomando medidas, como permitir el cambio de horario o de día, indpendientemente de la tarifa que se haya pagado.
El que no se consuela...

#5 — Javier Miró

@ Joaquin: Efectivamente esta es la contestación que daba IBERIA a una de mis 5 reclamaciones sin que indicara a cual de todas contestaba:

"Le pido disculpas por los inconvenientes que le hayamos podido ocasionar.

A causa de una avería inesperada que podía afectar a la seguridad del avión que realizaba el trayecto y, ante la imposibilidad de su reparación inmediata, tuvimos que cancelar su vuelo. Según las alternativas disponibles en el momento le facilitamos el modo más rápido de llegar a su destino."

Y seguramente eso es lo que pasó en alguno de los 5 o 6 vuelos en los que se me incluyó como pasajero.
Triste, triste.

#6 — miguel

En la era de la crisis de la avariacia, donde se HA CONSTATADO que lo que revienta las empresas es la codicia desmedida de los directivos y consejeros...me alineo al lado los asalariados.Si de veras hicieran huelga ilegal ya habrían expedientados a mansalva. En mi empresa pasó lo mismo. Reducciones hasta el infinito, sacrificios hasta el más allá para los obreros. Resultado: bonus estratosféricos para los directivos y despidos para nosotros.