Por Avión Revue — 4 de Junio de 2009

Fernando ConteTexto y foto José Mª Parés. En su comparecencia de ayer ante los medios de comunicación, previa a la celebración de la Junta General de Accionistas, el presidente de Iberia, Fernando Conte, mantuvo durante la misma un tono de claro pesimismo debido al impacto de la caída del tráfico que ha repercutido en la evolución negativa de los resultados de la compañía en lo que va de este año, con unas pérdidas de 92,6 millones de euros acumuladas en el primer trimestre.

Ante este panorama, Conte no descartó en ampliar el alcance del actual Expediente de Regulación de Empleo (ERE) puesto en marcha por la compañía y que ha afectado ya a 900 trabajadores de la plantilla (20.000 empleados).

Si la situación persiste -aseguró Conte-, probablemente el ERE actualmente en vigor haya que revisarlo, puesto que tenemos la necesidad de reducir la plantilla en un 10 por ciento, y para ello seguiremos profundizando en este tema con los trabajadores.

Por otro lado, el presidente de Iberia volvió a destacar los objetivos marcados para el ejercicio de este año, y que se centran en primer lugar en la mejora del servicio al cliente (Conte reconoció que éste puede mejorar); en segundo lugar en seguir potenciando los mercados estratégicos de Europa y América Latina.

Asimismo, aseguró que se reducirán las inversiones en un 50 por ciento, aunque se mantendrán las destinadas a mejorar el servicio al cliente. También se mantendrá la política de reducción de costes, revisando los gastos generales en los que se incluyen alquileres y oficinas de la compañía; todo ello con el fin de lograr un ahorro durante este año en torno a 125 millones de euros. Aunque, según Fernando Conte, difícilmente en 2009 se consigan cifras positivas, "nuestra situación financiera actual es envidiable, con una caja cercana a los 2.600 millones de euros".

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear