Por @Wicho — 10 de Enero de 2017

¡Plaf!

El pasado 5 de enero de 2017 la tripulación del vuelo 136 de las Líneas Aéreas de Mozambique oyó un golpe cuando ya estaban a punto de aterrizar en el aeropuerto de Tete. Asumieron que había sido un impacto contra un ave y continuaron con la maniobra sin mayores problemas.

Pero una vez en tierra y a la hora de comprobar las consecuencias del impacto resultó que no había restos orgánicos por ningún sitio, con lo que todo apunta a que el impacto fue contra un dron. Claro que no hay confirmación oficial porque no consta que el dueño del aparato haya ido a hacer un parte amistoso ni nada parecido.

Así que niños, ya sabéis, respetad las normas a la hora de volar todos esos drones que os han traído Papá Noel y los Reyes Magos.

En España no necesitas licencia para su uso como hobby o para vuelo recreativo pero:

  • No puedes volarlo en zonas urbanas.
  • No puedes volarlo sobre aglomeraciones de personas como playas, parques, conciertos, bodas, manifestaciones, procesiones, etc.
  • No puedes volarlo de noche.
  • No puedes volarlo cerca de aeropuertos, aeródromos, etc.
  • No puedes volarlo donde se lleven a cabo vuelos con otras aeronaves a baja altura como zonas de parapente, paracaídismo, helipuertos…
  • En general no puedes hacer nada que pueda poner en peligro a terceros.

Actualización: Tras analizar el radomo –la «nariz» del avión– la Autoridad de Aviación Civil de Mozambique ha llegado a la conclusión de que en realidad la causa más probable parece ser un fallo de la pieza por mantenimiento defectuoso que el impacto contra un dron. Pero ello no quita para que no haya que seguir las normas a la hora de volarlos, tanto por evitar multas como porque son de sentido común.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear