Por @Alvy — 3 de Diciembre de 2006

Se supone que las «películas snuff» (snuff movies) son películas en las que se cometen asesinatos reales y que luego se venden de forma comercial, en el mercado negro. La película Tesis (1996) de Alejandro Amenábar, es una de las más populares sobre el tema. Pero lo cierto es que las snuff movies son en realidad leyendas urbanas. La razón es simple a la par que obvia: es mucho más fácil (y menos arriesgado) simular un asesinato, tan detallado como se quiera, con efectos especiales, que cometer uno real. Si bien es cierto que ha habido casos de psicópatas que graban los asesinatos de sus víctimas, no se conoce de ningún caso en el que se haya hecho expresamente para comercializar esas películas. El término snuff movie parece que se originó en 1971, pero no hay casos que mencionen ninguna «snuff movie» en los principales registros policiales y judiciales de todo el mundo (parece normal suponer que si hubiera muchas, algún caso de ese estilo habría sido resuelto o al menos habría llegado a los tribunales). No se han encontrado nunca películas que encajen con la definición más comunmente aceptada de snuff movies: aquellas en las que el propósito de la película sea cometer un asesinato para luego distribuirla comercialmente. Y, aunque suene retorcido y sea fácil pensar que algún psicópata habrá en el mundo que pudiera querer hacer eso (además de otros cuantos que quisieran luego comprarlas), eso no sacará a las películas snuff del cajón de las… leyendas urbanas o del denominado «pánico moral». (Fuentes: Alt.Folklore.Urban Legeds FAQ y Wikipedia.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear