Por @Alvy — 16 de Mayo de 2022

Page Not Found: A Brief History of the 404 Error | WIRED

Desde hace décadas circula el chascarrillo –que igual hasta por aquí hemos repetido alguna vez– de que el famoso Error 404 que aparece cuando no se encuentra una página tenía un en el mundo real. Se decía que se correspondía con el «número de habitación» de una sala del CERN donde trabajaban los servidores y sus programadores. Sin embargo, en el artículo Page Not Found: A Brief History of the 404 Error (Wired) Robert Cailliau, uno de los pioneros de la Web de hipertexto, lo desmintió con rotundidad:

La decisión de elegir el 404 fue arbitraria. El 404 nunca existió como sala ni lugar físico en el CERN. Es un mito.

Esta decisión se tomó cuando se catalogaron las respuestas del protocolo HTTP, que están agrupadas por rangos:

  • Informativas (100–199)
  • Satisfactorias (200–299)
  • Redirecciones (300–399)
  • Errores de los clientes (400–499)
  • Errores de los servidores (500–599)

Al «Página no encontrada» le tocó el 404 y eso es todo.

Es interesante, empero, que aunque ese mítico lugar no existiera, programadores y técnicos han disfrutado haciendo la gracia de renombrar sus salas de servidores en empresas y escuelas como «404», de modo que ahora existir, existen.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 15 de Marzo de 2022

¡Ay, madre mía!Si te preocupan los supuestos efectos radiactivos de la calima o andas buscando pastillas de yodo en las farmacias con el mismo ansia que el codiciado aceite de girasol*, ¡cuidado! Tras estas dos crisis hay sendas desinformaciones que por desgracia están circulando mucho por las redes sociales cual leyendas urbanas maliciosas.

#1 – «Puedes comprar pastillas de yodo en la farmacia para protegerte de un ataque nuclear.» (Realidad: NO)

Básicamente las dosis de este medicamento son muy distintas en su versión comercial respecto a la versión «tras un ataque nuclear» que suministrarían –hipotéticamente– las autoridades sanitarias:

Las cápsulas o comprimidos de yodo potásico que se venden las farmacias no valen para eso. [Los farmacéuticos] sólo nos encargaríamos de participar en la distribución de las pastillas usadas en caso de accidente nuclear, pero no las tenemos. Sólo las fabrican un par de laboratorios en España y el Ministerio de Defensa. Y su presentación es distinta.

Véase La fiebre del yodo, la pastilla de las farmacias no es la que se usa ante amenaza nuclear (Newtral). Y, en caso de ataque nuclear, recuerda: estás bien jodido pero, ante todo, mucha calma. Siempre puedes recurrir al viejuno libro de la Guerra Fría que explica en 320 páginas las habilidades para sobrevivir un ataque nuclear.

#2 – «La calima que está llegando a España estos días es radiactiva y contiene trazas de Cesio 137.» (Realidad: NO)

Esta desinformación proviene de una noticia antigua de 2021 y ya entonces no tenía mucho fundamento. Tal y como explica @OperadorNuclear:

La información, reciclada de 2021, se basa en un informe francés que indicaba una actividad de cesio-137 de 80.000 Bq/km². Como referencia, un cuerpo humano de 70 kg de masa tiene una actividad radiactiva natural de unos 8.000 Bq.

Así que simplemente siguiendo las recomendaciones habituales de salud respiratoria para estos casos (mascarilla FFP2, reducir actividad, precaución en carretera y mantenerse hidratado) estarás bien.

_____
* Chistes aparte, el dueño de Mercadona también dice que «no hay desabastecimiento».

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 15 de Enero de 2022

Estuve viendo algunos de los vídeos de mi Pila™ de YouTube –cientos ya¹– y me llamó especialmente la atención esta pieza de BBC Reel que había guardado tiempo acerca de la que es quizá la leyenda urbana más clásica de la historia de los videojuegos: Polybius. Básicamente describe cómo hacia 1981 había surgido una extraña máquina recreativa en un salón de videojuegos, en una caja negra sin marcas ni dibujos, que al jugar producía «locura, estrés, horribles pesadillas e incluso ideas suicidas». De la explicación de la Wikipedia:

Según la leyenda urbana, Polybius apareció en varios salones de videojuegos de los suburbios de Portland (Oregón). Parecía fabricado por una empresa llamada Sinneslöschen (en alemán «pérdida de los sentidos») y había sido programado por Ed Rottberg. En el juego se manejaba una nave y las fases se desarrollaban con una temática tipo puzzle (…)

Se formaban largas colas para jugar y al poco tiempo el juego produjo adicción en algunas personas (…) se hablaba de combinaciones de luces estroboscópicas y mensajes subliminales (…) afecciones neurológicas como mareos, tics nerviosos, vómitos, pérdidas de memoria, alucinaciones auditivas y ópticas, ataques epilépticos y terrores nocturnos (…) Muchos afirman haber oído voces y lamentos entremezclados con el fortísimo y confuso sonido del videojuego.

Lo más interesante no es tanto la historia como la metahistoria sobre cómo surgen y se difunden estos bulos y leyendas urbanas. En el documental se menciona incluso al proyecto secreto MKUltra de la CIA y se añaden otros factores típicos de las conspiraciones. ¡No falta de nada!

El caso es que investigando un poco llegan a la conclusión de que lo que era cierto es que en Portland se probaban muchos nuevos videojuegos en máquinas a veces sin marcar (con las cabinas «camufladas» en negro). Y también que en aquella época había auténticos maratones de videojuegos, con gente intentando batir récords en sesiones de 24, 48 e incluso 72 horas seguidas… lo cual no es nada recomendable para la salud, especialmente porque a partir de las 24 o 48h comienzan las alucinaciones y otros trastornos por falta de sueño. Explican cómo quizá hubo algún incidente de ese tipo, que se asoció con alguna máquina «de aspecto extraño» y que de ahí surgió la leyenda, creciendo con la rumorología local en detalles falsos, exagerados con todo tipo de ornamentos y extendiéndose como la pólvora. (El transfondo era claro: «los videojuegos son malos».) El juego por cierto se describía como bastante parecido a otro clásico: Tempest.

Hasta hace poco lo cierto es que yo no había oído hablar de la historia de Polybius, nada más que por referencias, quizá por aquello de que las leyendas urbanas más elaboradas tienden a tener poco alcance pero son intensas allí donde se generan. Es significativo que una de las entrevistadas dice que jamás había oído hablar de Polybius hasta que se lo explicaron, y eso que vive en Portland y visitaba precisamente en aquellos años el local en el que se supone surgió la leyenda.

Polybius en Loki

Como buena leyenda urbana, la de Polybius ha sido ampliamente citada en todo tipo de videojuegos, cómics, series y películas, desde Armada, de Ernest Cline a Los Sims 3. Una de las últimas y más famosas es en una de las escenas de Loki (2021), la serie del universo de superhéroes y supervillanos de Marvel, en la que aparece al fondo de una de las estancias.

Para más coña, en 2017 se lanzó oficialmente un juego llamado Polybius para PlayStation. Además de eso en las investigaciones para el minidocumental surge un curioso personaje que publicó detalles sobre el juego y el «caso» en Internet y que podría estar asociado con el origen de la leyenda, aunque no queda claro si el tipo va de vacile, tuvo algo que ver con su surgimiento o si tan sólo quiere seguir agrandando una historia que ya es tan vieja que cada vez menos gente la conoce.

_____
¹ El otro día alguien preguntaba si además de La Pila™ o autobiblioteca de libros pendientes por leer existía La Pila de Películas™. No sólo creo que sí (yo tengo decenas marcadas en mi colección, porque según veo una mención la busco y la añado), sino que también existen –auque no sea en formato físico– La Pila de Vídeos de YouTube™ («Ver más tarde»), La Pila de Artículos por leer (que yo guardo en Flipboard, NetNewswire y marcadores) y seguramente decenas de otras Pilas™. Por definición, su vida es prácticamente infinita y como mínimo superará la de tu propia vida, quedando siempre libros inacabados en algún lugar de la casa, entre todo lo demás

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por Microsiervos — 6 de Mayo de 2021

Se suponía que esto era el futuro | Un libro de Alvy y Wicho de Microsiervos

Como seguramente ya sabéis quienes nos leéis, nuestro humilde blog surgió como un entretenimiento allá por 2003 para hablar sobre todo lo que nos encontrábamos por ahí al navegar por Internet: asuntos de ciencia y tecnología, gadgets, historia de la informática, la cultura de la red, el arte digital o el humor inteligente. Todo ello interpretado desde nuestra peculiar perspectiva y nuestras aficiones: desde las naves espaciales a los aviones, los juegos matemáticos o el eterno debate entre ciencia y pseudociencias. Era ya por entonces una mezcla extraña, y lo sigue siendo.

Somos optimistas. Se mire como se mire, el mundo tecnológico está sin duda más avanzado de lo que hubiéramos imaginado hace unas pocas décadas, aunque quizá de formas diferentes.

– de la introducción de
Se suponía que esto era el futuro

Hace algunos meses la editorial Penguin Random House nos propuso adaptar todo eso en un libro para su sello Montena de literatura juvenil. Así que pensamos en cómo podríamos hacerlo partiendo de algunas de las anotaciones del blog que más nos gustaban, actualizadas y adaptadas convenientemente. Por el camino surgieron ideas sobre otros capítulos que también habíamos tratado en el blog –que ya acumula más de 45.000 anotaciones– y que nos pareció resultarían más interesantes y relevantes hoy en día: emergencia climática, inteligencia artificial, pandemias… Así que nos pusimos a ello.

La editorial nos ofreció acompañarlo de ilustraciones e infografías a todo color para que tuviera un formato más ágil y atractivo, lo cual nos pareció buena idea. Al final, tras varios meses de arduo trabajo –con parón pandémico incluido– la criatura por fin ve la luz. El resultado es un precioso libro ilustrado de 96 páginas en tapa dura, con quince capítulos sobre ciencia, tecnología y temas y preguntas raras de esos que tanto nos gustan. ¿Cuándo empezó Internet? ¿Hay wifi en la Estación Espacial Internacional? ¿A qué edad darle un móvil a los jóvenes? Si quieres, aquí puedes leer la introducción y ver el índice completo. Las ilustraciones son de Teresa Cebrián y la portada de Montse Galbany.

Se suponía que esto era el futuro es un libro que apreciarás…

  • …Si eres geek o simplemente te gusta lo que publicamos en el blog.
  • …Si tienes muchachada alrededor, como hijos o sobrinas, a quienes crees que le puedan gustar estos temas, como a ti te gustaron en tu juventud.

Así que no vamos a recomendarte que compres un ejemplar. Te vamos a recomendar que compres varios: uno para ti y el resto para regalar o repartir entre familiares y amigos. Seguramente descubrirán que se puede leer sobre la historia de las misiones espaciales, las mujeres más relevantes de la historia de la informática o los problemas de matemáticas fáciles de entender pero difíciles de resolver sin que resulte aburrido.

§

El libro se pone a la venta el próximo día jueves, 13 de mayo pero ya se puede ir reservando para recibirlo tan pronto como esté disponible… Y además será un incunable de primera edición, que conste. Además de la versión en papel –que es como se concibió y resulta más espectacular porque tiene todas las infografías e ilustraciones a color– está disponible también como libro electrónico más barato en varios formatos: Kindle, Apple Books, Google Play y Rakuten Kobo, entre otras.

Hemos preparado una página web especial para el libro con más información, el índice completo y enlaces a todas las librerías físicas de España (TodosTusLibros.com) y a las tiendas de internet donde se puede comprar/reservar: Amazon, Apple Books, Casa del Libro, El Corte Inglés, Fnac, Google Play, Penguin Libros y Rakuten Kobo.

En esa misma web del libro aparecerán también la bibliografía completa del libro, un glosario de términos, la fe de erratas y también las reseñas publicadas sobre él. Esperamos que te guste a ti, le guste a los tuyos y lo disfrutéis. Y, como siempre y por adelantado, ¡gracias por leernos!

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo