Por @Alvy — 10 de Diciembre de 2018

Infinity SAV

La energía generada por nuestros dispositivos procede de dispositivos de movimiento perpetuo que contradicen las leyes de la termodinámica o por sistemas que acumulan energía a coste cero.

– Infinity SAV

Como proyectos hipotéticos son preciosos: en Infinity SAV fabrican generadores de energía infinita, con sus botones, lucecitas e indicadores. No sirven absolutamente para nada, pero son elegantes y decorativos.

La web en la que se «venden» (más bien no) estas máquinas está diseñada con sumo cuidado y llena de la palabrería habitual: generador magnético, centrifugadora, energía limpia, eficiencia, movimiento perpetuo, radiación, inducción, ultra-alta eficiencia… el lema de la compañía lo tiene todo: «La revolución de la tecnología para un futuro mejor».

Explicado así y con algunos vídeos de acompañamiento parece magia. De hecho es mejor que la magia, qué demonios. Si te fijas, los dispositivos «generan» cantidades enormes de energía así que hay gente que se ha pregunta «¿Pero para qué quiero yo tanta energía gratis?»

Infinity SAV

Aunque el Photoshop se nota demasiado en el tamaño de los botones, los textos y otros detalles, hay que reconocer que bonitas son. Yo creo que el próximo modelo debería incluir un generador de fluzo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 19 de Septiembre de 2018

El famoso «anuncio de Shackelton» en el Times

Se buscan hombres para un viaje peligroso. Paga reducida. Frío intenso. Largos meses en la más completa oscuridad. Peligro constante. Es dudoso que puedan regresar a salvo. En caso de éxito, recibirán honores y reconocimiento.

– Sir Ernest Shackleton (supuestamente)

La Smithsonian Magazine tiene este artículo en el que se explica cómo es más que dudoso que el famoso anuncio de Shackleton buscando hombres para su expedición a la Antártida fuera cierto. Cuando surgió la duda se puso un premio simbólico de 100 dólares para quien encontrara el original, pero aunque los aficionados a la historia han examinado con lupa dos siglos de archivos de The Times entre 1785 y 1985 en los últimos 17 años, no han encontrado pruebas de su existencia.

Así que, sintiéndolo mucho, va a haber que añadirlo a la lista de leyendas urbanas. Vuelve a cumplirse aquello de que era demasiado bueno para ser cierto. ¡Oh, desilusión!

(Vía Curistoria.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 11 de Septiembre de 2018

Me ha encantado toparme en The Outline con este artículo: What’s a Car Supposed to Sound Like? (¿Cómo se supone que debería sonar el motor de un coche?) donde se desvela un pequeño «secreto» que hay bajo el capó de muchos coches – especialmente los denominados de alta gama: el impactante sonido del motor que escucha el conductor es falso.

Es falso pero agradable, y supuestamente «mejor», para entendernos. Los fabricantes se enfrentan a un dilema: diseñar motores y coches silenciosos para que el viaje sea más agradable y no suponga molestias a quienes vayan en su interior, o confiar en que el sonido natural de la mecánica del vehículo «suene como un poderoso motor de coche» – que se supone es lo que le gusta a la gente y hay gente entre rarita y muy exigente.

Esta contradicción la han resuelto muchos fabricantes aislando todo lo posible la mecánica del coche del interior del habitáculo, utilizando materiales absorbentes de ruido, etcétera y luego añadiendo sonido de motor artificial, a veces con una «cajita de ruidos», a veces incluso directamente a través de los altavoces. Exactamente: el Brrrmmm… Brrrmmm… que hace el motor cuando el coche acelera es en ocasiones tan falso como el euro con la cara de Homer Simpson.

Según el Washington Post hay auténticos departamentos de sonido dedicados a orquestar esos sonidos en las sedes de muchos fabricantes. Y aunque es algo parecido, esto nada tiene que ver con los sonidos artificiales «de circulación» que se añaden a los coches eléctricos para que los peatones puedan sentir su presencia – porque muchos son tan silenciosos que asustan a la gente que no los oye venir. (Estos sonidos de hecho acabarán siendo obligatorios en todos los coches eléctricos.)

Según cuentan en el artículo y tal y como puede verse en este vídeo (de un BMW 140i xDrive) a los aficionados les encanta descubrir los sistemas que producen estos sonidos, trastear con ellos y grabar en vídeo comparaciones con/sin el sonido extra del motor. Dicen que todo comenzó con los Miata de Mazda en 1989. En algunos Porsche simplemente se puede «regular» cuánto sonido natural del motor se transmite al interior. Volkswagen también lo hace Y hay otros como el Ford F-150 que emite el sonido por los altavoces.

Emosido engañado

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 28 de Febrero de 2018

Gav y Dan, The Slow Mo Guys, graban a cámara superlenta cómo un monje shaolín lanza con la mano una aguja y hace explorar un globo que está al otro lado de un panel de vidrio. Una habilidad todavía permanece entre el mito y la realidad.

Así que por supuesto que no faltan comentarios que ponen en duda la veracidad del logro. Se cuestiona, por ejemplo, si el del vídeo es vidrio de verdad o si en cambio es vidrio de arroz como el que se utiliza en los efectos especiales del cine.

También se pone en duda si más que atravesar el vidrio la aguja lo que hace es golpear el vidrio — y son los fragmentos de vidrio, y no la aguja, los que hacen que el globo explote. O como mucho es la punta de la aguja. Esto sí es lo que parece revelar el vídeo de The Slow Mo Guys, porque la aguja no llega a atravesar del todo el panel.

Hace años los Cazadores de Mitos trataron de comprobarlo y concluyeron que era un mito. Eso a pesar de que lograron resultados prometedores considerando que recurrieron a un lanzador de béisbol, quien hizo apenas un puñado de intentos.

Ya antes Wired hacía referencia a otro programa de televisión en el que años antes habían comprobado que lanzando la aguja lo suficientemente recta y fuerza suficiente para lanzar la aguja a 150 km/h sí era posible perforar el vidrio con una aguja de coser.

Sólo por si acaso, como dicen por ahí, es mejor salir corriendo incluso si ves a uno de esos monjes “con un fideo cocido en la mano.”

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear