Por @Wicho — 17 de Enero de 2004

Por difícil que parezca, J. J. benítez se ha superado si mismo con el programa de la serie Planeta Encantado titulado Mirlo rojo.

A estas alturas ya estamos acostumbrados a que proponga las teorías e historias más alucinantes sin aportar ningún tipo de prueba o contraste que les pueda dar un mínimo de credibilidad, lo que invalida automáticamente cualquier cosa que cuente, y los que a pesar de esto lo defienden quizás habrían bien en repasar lo que es el método científico.

Pero en cualquier caso, el pasado domingo su desfachatez alcanzó límites insospechados al intentar colar como auténticas unas imágenes obviamente creadas digitalmente y que supuestamente fueron filmadas por Neil Armstrong y Buzz Aldrin en la Luna en 1969.

Según Benítez estas muestran una base alienígena que habría sido eliminada posteriormente con bombas atómicas dejadas caer desde las naves del programa Apollo en 1975.

Como viene haciendo habitualmente, Luis Alfonso Gámez desmonta la historia y revela además dónde se crearon las susodichas imagenes que Benítez presentó cómo una filmación real, única y secreta; Javier Armentia también analiza el programa y las imágenes e incluso proporciona enlaces para descargar el tan valioso documento visual.

Aún así, si os dais una vuelta por los comentarios de los artículos en cuestión, vereis que aún hay gente y gente dispuesta a defender las tesis de Benítez a pesar de todo.

Ya lo decía Javier en este comentario: lo de J. J. Benítez sí que produce grima. Toda la grima del mundo.

No os perdais, por cierto, lo que dice Benítez acerca de Planeta Encantado en esta entrevista en El Diario Montañés:

Va a tener una duración de trece semanas y se llamará Planeta encantado. Será riguroso y, ante todo, serio.
Me reiría hasta que me dolieran las costillas si no fuera porque este programa se está vendiendo –o al menos está siendo interpretando así por algunos espectadores– como algo que no es.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — jhony

J.J. Benitez es un buen plagiador del libro de Urantia. Pero nadie puede poner en duda de que nos ha hecho pensar, ha liberado un poco de esa parte de cerebro que no usamos y hemos puesto en duda hasta que nuestra suegra no pueda ser un extraterrestre.

Bromas a parte, a quien no le gustaría conocer la verdad sobre todo lo que nos interesa.

Los libros de Benitez y de otros como él, más o menos fantásticos, hacen que nos preguntemos, que discrepemos, y que busquemos la verdad.

El Codigo Da Vinci, libro malo de solemnidad, por ejemplo, está haciendo temblar los cimientos de la institución más terrorifica desde hace 2005 años, la Jerarquía Eclesiastica.¿porqué?. Les han dado donde más les duele?. Pues vamos a investigar, vamos a preguntar... y luego nos creeremos lo que con libertad nos de la gana. A buscar la verdad. Que nadie nos guie, que nadie nos engañe, ya no somos rebaño de nadie.

#2 — Domenico

Hola, a todos.
yo soy una persona muy aficionada a la Astronomía. Y cuando leía el primer libro de Caballo de Troya me dio curiosidad una parte donde Jasón está describiendo en la media noche de las primeras horas del jueves, 6 de abril del año 30, al firmamento que presenciaba. Decía que: "Durante un tiempo que no sabría precisar me quedé con el rostro perdido en aquel negro y soberbio firmamento. Venus, en conjunción con el Sol en aquellas fechas, no era visible. Por su parte, júpiter, con su brillo cada vez más débil (magnitud 1,6 aproximadamente), se levantaba a duras penas sobre el oeste, a escasa distancia del hermoso racimo estelar de La Pléyades. Y en lo más alto, disputándose la primacía, Las refulgentes estrellas Regulus, Capella, Aldebarán, Betelgeuse, Arcturus, arropadas por las contelaciones de Leo, Auriga, Taurus, Orión y Bootes, respectivamentes."
Bueno, el caso es que luego de leer esa parte del libro, consulté con un simulador astronómico del cielo en mi Pc. Y comprobé que nada tenía que ver el comentario del, supuesto, mayor con lo analizado en el simulador.
Y hoy en día los simuladores son muy presisos a la hora de consultar las posiciones de los astros en cualquier fecha a elegir, sea 2000 años hacia el futuro, sea 2000 años hacia el pasado.
Ya de ahí sentí una pequeña gran desepción por lo que leía, a pesar de lo impresionabte que era. gracias y saludos.

#3 — jjbenitez

Los invito a conocer mi nuevo blog donde por fin develo todos los misterios.