Por @Alvy — 1 de Febrero de 2016

En BBC Earth publicaron un vídeo con un «experimento» en el que se grababa a una persona en plena ola de frío helador escocés mientras perdía calor corporal al quitarse prendas de ropa paulatinamente. Para la prueba se utilizó una «cámara térmica» militar. Y como ejemplo visual está bien, aunque no cuenta toda la historia al completo, pero desde luego resulta cuando menos curioso e instructivo.

La leyenda urbana dice que la cabeza es el sitio por el que más rápidamente se pierde el calor corporal pero no es más que eso: una leyenda. Suele acompañarse diciendo que la cabeza es lo primero que se ha de proteger contra el frío. En realidad es que cabeza y cuello son simplemente más sensibles, pero esto afecta a la «sensación térmica», no a una pérdida de temperatura real. Tal y como explican en el sitio de montañeros AristaSur al respecto;

La pérdida de calor depende de la circulación sanguínea, y en la cabeza y en el cuello no hay más vasos sanguíneos que en cualquier otra parte del cuerpo. Por tanto, las partes corporales más activas serán las más irrigadas y, en consecuencia, las más calientes (…) Por tanto, no deberemos confundir la pérdida de calor con la sensación térmica.

Las partes del cuerpo que más calor pierden son aquellas que se encuentran al descubierto, como es lógico. El cuerpo, en condiciones extremas de frío, comienza sacrificando las extremidades para seguir manteniendo la circulación en los órganos vitales. De ahí que los dedos de los pies y de las manos se conviertan en los mejores indicadores ante los primeros signos de congelación.

La confirmación de que esto es una leyenda está en un trabajo de Vreeman y Carroll en el British Medical Journal. En la práctica lo que sucede es que en vez de llevar los brazos o piernas al descubierto solemos llevar las manos y la cabeza: así podemos agarrar objetos, ver y oír mejor. De modo que los guantes y gorritos no vienen mal, pero en cuanto a pérdida de carlor por unidad de superficie el cuerpo humano se comporta más o menos de forma uniforme.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear