Por @Wicho — 16 de Marzo de 2007

Me hizo gracia encontrarme el mensaje que nos envió Antonio por correo electrónico esta mañana en el que nos habla de la historia que por lo visto circula por ahí de que si alguien te está obligando a sacar dinero de un cajero automático puedes «pedir socorro» discretamente marcando el PIN de la tarjeta al revés, porque o bien Antonio trabaja en el mismo sitio que mi amigo Xab, o bien esta historia está empezando a extenderse como otros bulos del estilo, ya que esta es un foto que me envió Xab hace un par de días tomada en el tablón de anuncios de su trabajo:

El bulo del PIN del cajero al revés

Como le decía también por correo Alvy a Ricardo, la cosa parece muy poco creíble, en especial porque los que tengan un PIN capicúa o cosas como el 1111 y similares, por ejemplo, lo tienen ligeramente complicado para usar este truco.

Vale, se puede argumentar que estas personas no tienen un PIN muy adecuado ni seguro, pero afortunadamente este bulo es fácil de desmontar sin necesidad de recurrir a los Cazadores de Mitos: Simplemente prueba a irte a un cajero cualquiera y aprovechando que normalmente tienes tres oportunidades para meter la pata con el PIN, introdúcelo al revés.

Estoy dispuesto a apostar dinero del Monopoly frente a billetes de 500 euros a que en lugar de decirte que bienvenido y darte la pasta que le pidas mientras avisa discretamente a los hombres de Harrelson el cajero te dirá que no seas moñas y que teclees bien el PIN o que como insistas se queda con la tarjeta.

Actualización: No es que tuviéramos muchas dudas al respecto, pero por si acaso Miguel Angel nos escribe esto:

Trabajo en el área de Sistemas de Información de un banco y conozco perfectamente la aplicación de cajero y te puedo asegurar que no hay esa funcionalidad, ni en nuestros cajeros ni en ningún otro.

Más actualización: Fernando nos comenta que

Lo único parecido (y que sí es real) que conozco es que en mi trabajo (en un banco) si me coaccionan para desconectar la alarma tengo la opción de marcar un número inferior o superior al pin real (es decir, si el pin es 5423 puedo marcar 5422 ó 5424); en ese caso, la alarma aparentemente se desconecta, pero lanza una señal silenciosa de atraco a la central de alarmas
lo que si ni recuero mal también sucede con alarmas instaladas en casas y otros establecimientos.

Xab además encontró en Snopes PINned Hopes, una página que explica que si bien este tipo de sistema en efecto fue propuesto en 1994 y patentado en 1998 por un tal Joseph Zingher, ningún banco ha querido implantarlo porque hay serias dudas de que sirviera para nada: La policía probablemente no llegaría a tiempo, y siempre existe el riesgo añadido de que el atracador se de cuenta de que la vícitima está haciendo algo raro -no es fácil recordar el PIN al revés con una pistola en la cabeza o una navaja contra tus costillas- y que sea peor el remedio que la enfermedad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear