Por @Wicho — 28 de Abril de 2007

Con cierta frecuencia recibimos correos en los que se menciona a Vladimir Ilyushin como primer hombre en el espacio en lugar de Yuri Gagarin, quien por lo visto en realidad ni siquiera habría llegado a volar y habría sido presentado el lugar de Ilyushin ante la imposibilidad de hacerlo con este.

Los hechos

Vladimir Ilyushin © Mark Wade / Ebcyclopedia AstronauticaA diferencia de Ivan Istochnikov, el cosmonauta fantasma supuestamente desaparecido a bordo de la Soyuz 2, Ilyushin es una persona real, lo que resulta básico a la hora de darle verosimilitud a su candidatura a haber sido el primer hombre en el espacio.

El hecho de que toda su carrera profesional se haya desarrollado en la industria aeroespacial soviética como destacadísimo piloto de pruebas de Sukhoi, curiosamente una de las empresas rivales de la de su padre, el conocido diseñador de aviones Sergei Vladimirovich Ilyushin, también ayuda a darle credibilidad a esta historia…

Pero el problema es que no hay constancia de que en ningún momento Vladimir Ilyushin haya formado parte del programa espacial ruso, limitándose su relación con este a haber sido instructor de vuelo de algunos cosmonautas en la escuela de pilotos de prueba de Chkalov.

Por supuesto cabría argumentar que durante los años más duros de la guerra fría el régimen soviético habría podido guardar en secreto los hechos relativos al supuesto vuelo de Ilyushin, pero desde la desaparición de la URSS han ido haciéndose públicos todo tipo de documentos y testimonios acerca del programa espacial soviético en aquella época, documentos que incluyen:

  • Diarios y memorias de gestores, cosmonautas e ingenieros, así como diversos documentos oficiales.
  • Los detallados diarios de Nikolai Kamanin, jefe de los cosmonautas durante el periodo del lanzamiento de Gagarin.
  • Las memorias de ingenieros como Boris Chertok, Konstantin Feoktistov, Vasily Mishin, y muchos otros que trabajaron en el desarrollo de las naves Vostok.
  • Cientos de fotos de cosmonautas entrenándose, de preparativos para los lanzamientos, y de la recuperación de las cápsulas espaciales.
  • Etc…
Y que permiten conocer en detalle quien estaba en los centros espaciales durante cada lanzamiento, qué procedimientos se seguían para la selección de las tripulaciones, y las actividades que precedían y seguían a cada lanzamiento, con lo que se puede comprobar que no hubo nada raro que rodeara el lanzamiento de Gagarin al comparar los preparativos de su lanzamiento con otros posteriores.

Pero sobre todo, hasta ahora no ha aparecido prueba alguna del supuesto lanzamiento de Ilyushin, lo que si bien no demuestra que no haya ocurrido, deja en un lugar muy comprometido a los que dicen que sí ocurrió, y más teniendo en cuenta que sí ha aparecido documentación sobre cosas como el fallido programa para poner a un cosmonauta en la Luna o el desastre de Nedelin que se habían mantenido en secreto hasta entonces.

Y ya se sabe que afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias.

El origen del mito

El origen de la leyenda de Ilyushin como astronauta fantasma parece estar en un teletipo del 11 de abril de 1961 en el que Dennis Odgen, el corresponsal del periódico Daily Worker en Moscú, recogía un rumor que aseguraba que a pesar del absoluto silencio de las autoridades rusas al respecto un cosmonauta habría sido lanzado al espacio el 7 de abril de 1961, pero que dado que el cosmonauta en cuestión aún estaba siendo examinado por los médicos el día 11 debido a las consecuencias psicológicas, más que físicas, de su vuelo, estas mismas autoridades estaban manteniendo todo en secreto

El rumor identificaba además al supuesto cosmonauta como un piloto de pruebas profesional e hijo de un importante diseñador de aviones, lo que por supuesto apunta a Vladimir Ilyushin.

Las autoridades rusas negaron inmediatamente que esto fuera cierto, igual que la misma Casa Blanca, e igual que lo hizo más adelante el propio Ilyushin, y es que además, parece comprobado que en esa época Vladimir Ilyushin estaba en China recibiendo tratamiento médico a causa de un accidente de coche que había sufrido el verano anterior y que lo habría dejado encamado hasta enero de 1961 y todavía dependiendo de un bastón para andar en la época del supuesto lanzamiento.

Pero ya se sabe que nunca hay que dejar que la verdad se interponga en el camino de una buena historia, con lo que esta ha vuelto a asomar su cabeza una y otra vez a los largo de los años, ganando cada vez en detalles, como por ejemplo el de que Iluyushin habría tenido que aterrizar en China por problemas con su nave espacial y que el gobierno chino se habría negado a liberarlo, aunque esta versión de la historia no explica por qué el gobierno chino no se habría aprovechado del valor propagandístico de ese hecho, pues sus relaciones con la URSS no eran precisamente buenas a pesar de ser dos países comunistas.

Otras versiones más conspiranoicas aseguran incluso que Gagarin habría sido en realidad asesinado por la KGB porque se estaba volviendo incontrolable en lugar de morir en un accidente de aviación como dice «la historia oficial».

En cualquier caso, los únicos apoyos que ofrecen los que defienden esta historia como cierta son declaraciones de personas que aseguran desde haber filmado el despegue de Ilyushin a haber visto ciertos documentos en una biblioteca del Kremlin que corroborarían la historia, pero en ninguno de esos casos ninguna de estas personas ha podido aportar prueba alguna más allá de sus propias palabras.

Así que escoge creer lo que quieras, pero en mi opinión la historia de Vladimir Ilyushin como el primer hombre en el espacio se merece la calificación de leyenda urbana, calificación que estoy dispuesto a revisar en cuanto aparezca alguna prueba convincente al respecto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear