Por Nacho Palou — 18 de Enero de 2016

Automóvil en tanto se mueve por sí mismo, si bien es cierto que su utilidad es nula más allá del juego, la diversión o la enseñanza. Porque en realidad el automóvil del vídeo, vía Make:, es un motor homopolar construido con una pila convencional y un par de imanes en cada extremo; para «funcionar» necesita un suelo conductivo, en este caso el papel de aluminio, que cierra el circuito entre ambos polos y a través de la pila formando un campo magnético bajo la pila que hace que el conjunto se mueva.

Un juguete del mismo estilo es este tren eléctrico construido con hilo de cobre, una pila y unos imanes.

Relacionado: Este cañón de riel lanza proyectiles a 8.000 km/h sin usar explosivos.

Compartir en Facebook  Tuitear