Por Nacho Palou — 25 de Junio de 2013

MittelschriftEl término alfanumérico se refiere a la combinación de letras del alfabeto latino y de los números del 0 al 9.

Pero no siempre todas las letras son bienvenidas en secuencias alfanuméricas para evitar confundir algunas de ellas entre sí o con números.

Por ejemplo,

  • En las matrículas de los coches en general no se utilizan las letras I, O y Q que son muy parecidas a los números 1 y 0. Tampoco se usa la letra Ñ (en España) por su parecido con la N.
  • Alemania sí utiliza todas las letras y números en sus matrículas ya que utiliza una tipografía donde cada letra es completamente diferente de las demás.

  • Lo mismo sucede con los números VIN o número de bastidor en los vehículos y remolques: no incluyen las letras I, O, Q por el mismo motivo. En este caso la Ñ no se utiliza al ser un código internacional.
  • En los asientos de los aviones no existe el asiento I que puede confundirse con el 1. La numeración de los asientos a la derecha son HJK.
  • De paso algunas aerolíneas, como Lufthansa, omiten la fila número 13, aunque el motivo es totalmente distinto: triscaidecafobia.
  • El llamado Alfabeto DEC —por la compañía Digital Equipment Corp— además de prescindir de las letras I, O, Q renuncia a utilizar las letras S y Z por ser visualmente parecidas a los números 2 y 5.
  • Al parecer mucho antes de DEC ya los aviones militares del RU omitían en sus numeraciones algunas letras que podían confundirse con otras letras o con números: C (por su similitud con la G), I, O y Q (1 y 0), la U (V) y la Y por su parecido con la X.

  • Además, según la Wikipedia, «en los códigos alfanuméricos que deben transcribirse frecuentemente a mano, además de la I, la O se evita el uso de la V al ser muy parecida a la U y de la Z por su parecido con el 2.»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones