Por @Wicho — 31 de Agosto de 2013

El físico Enrico Fermi, además de su contribución al desarrollo de la primera boma atómica, era conocido por su afición a plantear problemas que en principio parecían irresolubles pero que a fuerza de irlos descomponiendo en otros más simple a menudo era capaz de solucionar con una precisión bastante razonable, por lo que son conocidos como problemas de Fermi.

Un problema de este estilo es el de calcular cuantos átomos hay en un cuerpo humano, y a fuerza de calcular el peso de cada uno de los elementos que lo componen basado en su porcentaje y sabiendo cuantos caben ese peso es posible estimar que un cuerpo humano está compuesto por unos 6,7 * 10^27 átomos de hidrógeno, oxígeno, carbono, nitrógeno, calcio, fósforo, cloro y potasio. [Fuente: El tercer precog.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear