Por @Wicho — 15 de Abril de 2016

Enana marrón violaceaLas enanas marrones tipo Y son un tipo de estrellas fallidas extremadamente frías, tanto que podríamos tocar algunas de ellas sin morir calcinados ni tan siquiera quemarnos, ya que su temperatura está por debajo de los 100 °C.

Los astrónomos sospechaban desde las década de los 60 del siglo XX que podían existir, pero no sería hasta que las mejoras en los telescopios permitieron detectar enanas marrones con temperaturas de varios cientos de grados entre 2009 y 2010 cuando hubo las primeras pistas firmes de su existencia, aunque aún había ciertas dudas de si clasificarlas como enanas marrones de tipo T, las más frías conocidas hasta entonces, o ya como enanas marrones de tipo Y.

Fue en 2011 cuando el telescopio espacial WISE de la NASA detectó seis de estas estrellas fallidas con temperaturas de entre 175 y 25 °C cuando los astrónomos por fin tuvieron claro que habían encontrado las enanas marrones tipo Y, y de hecho una de esas seis, WISE 1828+2650, se considera como el modelo tipo de las enanas marrones tipo Y; su temperatura se estima entre -27 y 27 °C.

Por cierto que las enanas marrones no son marrones: el nombre fue sugerido por Jill Tarter porque el marrón no es un color de verdad –no hay fotones marrones– y los astrónomos no sabían qué color podían tener estas estrellas a la vista, algo que de hecho siguen si saber, pues nunca se ha visto una emitiendo luz visible; probablemente reflejarán, si acaso, algo de la luz que les llegue, que es lo que el artista ha intentado representar en la imagen que ilustra esta anotación.

Y en cuanto a lo de tocarlas, sí, no nos quemarían; algunas incluso nos parecería frías o muy frías, pero su gravedad no nos permitiría llegar a disfrutar del momento pues moriríamos aplastados al instante.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear