Por @Alvy — 22 de Diciembre de 2006

Por las mañanas todos somos más o menos un centímetro más altos que por las noches. Esto se debe a que durante el día el propio peso del cuerpo comprime los cartílagos de la columna vertebral, de modo que nos vamos haciendo más y más bajos a lo largo del día, de forma apenas perceptible. Luego los cartílagos vuelven a expandirse mientras dormimos en horizontal, de modo que al despertar volvemos a ser realmente un poco más altos. (Fuente: Fisiquotidianía, vía Ya está el listo que todo lo sabe)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear