Por Nacho Palou — 13 de Marzo de 2017

Utilizando condensadores de alto voltaje procedentes de un laboratorio en el cual se dedican a simular los efectos que tienen los rayos sobre los materiales, The Backyard Scientist somete a una sandía (y a otros objetos, incluyendo un filete) a una descarga eléctrica de varios miles de voltios.

Como consecuencia sucede básicamente lo mismo que sucedería si a la sandía le cayese un “pequeño” rayo encima: prácticamente se esfuma. La sandía es agua casi en su totalidad, y buena parte de esa agua se pulveriza o se evapora debido a la energía liberada.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible