Por @Alvy — 29 de Octubre de 2009

A diferencia de lo que la gente suele creer, los agujeros negros no siempre son objetos sólidos. Hay algunos tan grandes, tan grandes, que son muy poco densos, como el que hay en el centro de nuestra galaxia. Ese tipo de agujeros negros puede tener mil millones de veces la masa de nuestro Sol, pero su densidad ser menor que la de el aire. Si una persona «cayera» en uno de esos, al atravesar el llamado «horizonte de sucesos» no notaría nada extraño o raro en cuanto a las condiciones locales… pero no podría volver atrás nunca jamás. [Fuente: The Infinite Book, de John D. Barrow.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear