Por @Alvy — 17 de Julio de 2009

Si ingirieras el contenido de las bolsitas «no ingerir» que son esos desecantes que vienen en las cajas de muchos productos para protegerlos de la humedad, probablemente vomitarías, pero además te «secarían» un poco por dentro»: te producirían sequedad de ojos, sequedad de garganta y sequedad de las membranas mucosas y la cavidad nasal, aparte del trastorno estomacal. Así que ciertamente es una mala idea ingerirlas, mejor hacer caso a la advertencia de «no ingerir». [Fuente: Pulso Digital.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear