Logo Lainformacion.com
< Cómo construir un Rayo de la Muerte con un trozo de plástico, unas mad
¿Sinestesia? ¡Hay una aplicación para eso! >

The Newsroom

06-Thenewsroom-03-1024

5 estrellas: de lo bueno lo mejor The Newsroom, de Aaron Sorkin (HBO, 2012). Con Jeff Daniels –grandioso– Emily Mortimerm, Dev Patel y Jane Fonda.

Es probable que The Newsroom sea la serie revelación de la temporada y la que más premios coseche: es toda una obra de arte salida de la mente de Aaron Sorkin para HBO, que suele caracterizarse por los productos bien terminados y de una producción excelente. Al tiempo.

La trama gira alrededor de la redacción de Atlantis Cable News, una cadena de televisión en cuyo noticiero prime time un presentador llamado Will McAvoy azota a políticos, empresarios y todo tipo de personajes de forma implacable. Es un sabelotodo al estilo del Dr. House, pero de la rama periodística. Como una Ana Pastor con la experiencia de Matías Prats y la ironía de Jordi Évole: una auténtica bestia. La diferencia es que sabe pedir perdón, tiene un lado humano y puede resultar incluso entrañable.

El resto de personajes son toda una serie de profesionales, cada uno en su campo, que están aprendiendo y dan mucho juego en todas las historias de cada capítulo y en las subtramas. Están lejos de ser alcachofas y muchos de ellos tienen una evolución impactante incluso en unos pocos capítulos. A destacar MacKenzie, la co-protagonista que hace de contrapunto del histriónico McAvoy, y el joven Neal (Dev Patel, de Slumdog Millionaire) que es el geek de turno: lo mismo te actualiza el blog del jefe como te conecta por videoconferencia con Irán o se infiltra en foros de las alcantarillas de Internet.

Los ocho primeros episodios –de casi una hora– son toda una delicia y la primera temporada tendrá diez. En todo momento aprovechan una idea tan ingeniosa como práctica: las noticias de la serie son las noticias reales que hemos vivido en los últimos años, incluyendo la catástrofe de Fukushima, los debates electorales o la captura de Bin Laden. En todo momento se mantiene el humor inteligente, la cantidad de TSNR adecuada y un punto de emotividad. La jugada perfecta.