Logo Lainformacion.com
< 42 años de la primera imagen meteorológica global
Un córtex de silicio para desvelar los secretos del cerebro humano >

Trolls en weblogs, versión Clerks II

Tras comprobar que el blog en el que troleaba el descerebrado de Randal en Clerks II existe realmente en WheelieBlog.org , qué mejor que rememorar esa gran escena de humor negro moderno y friki:

Clerks II y Randal haciendo el troll

Randal: Je, je, je… Estoy dándole caña a un capullo en su weblog. Tiene demasiado tiempo libre y su vida está vacía. No puedo remediarlo, ese capullo me mosquea… Como está esclavizado a una silla de ruedas se aprovecha de la compasión de todos. Escribe largas diatribas sobre que él ya no volverá a andar y que los que pueden hacerlo deberían estar contentos de tener las piernas sanas. ¡Que le den, hombre! Qué quiere, ¿qué yo me sienta culpable y ande más sólo porque él está lisiado? Vaya manipulador está hecho. Así que se la he devuelto con queso, echándole a su estúpida jeta de paralís que a mi me encanta estar sentado, y que prefiero conducir hasta el final de la manzana a andar.

Dante: ¡Ese hombre va en silla de ruedas!

Randal: Claro, por eso le he llamado «paralís».

Dante: ¿Se puede saber qué te pasa? Hay un disminuido físico que ha conseguido el modo de «conectar» con un mundo del que se siente aislado, y tú sólo buscas la forma de provocarle.

Randal: Eso, ¡tú ponte de su lado!

Dante: ¿Tan amargado estás que sientes la necesidad de atacar a un pobre minusválido?

Randal: ¡Qué minusválido! ¡Si únicamente va en silla de ruedas! No estamos hablando de Ana Frank, que yo sepa…

Nacho y yo nos partimos de risa recordando este diálogo cada vez que vemos a alguien troleando por ahí. Ah, ¡qué gran película con grandes frases!

Actualización: La otra web «falsa» que los productores crearon para la película todavía sigue también por ahí, Kinky Kelly & The Sexy Stud:

Randal: «Kinky Kelly y el Semental Sexy… Tras su sucio debut sexual en Tijuana Kelly se lo tira y ahora están de gira. Es decir, se lo lleva por el rabo.» Hay que aplaudir por un juego de palabras al estilo de Oscar Wilde tan bueno.